ENTREVISTA

Alejandro Muñoz: “Quiero creer que al final el que la hace la paga”

Barranquero Maya - 13/05/2017 04:00:05
Foto: Barranquero Maya Foto: Barranquero Maya
Hablamos de actualidad judicial con Alejandro Muñoz Cano, abogado del despacho San Telmo Abogados que cuenta con 18 años de experiencia en los juzgados de Sevilla.

Es abogado de toga, de sala, de juzgado desde hace 18 años, y desde año y medio en San Telmo Abogados, despacho conformado por cinco letrados y donde se trata de abarcar todas las materias, aunque entre las más habituales están las relacionadas con las cláusulas suelo, los gastos de las hipotecas, los acosos laborales, los despidos y las herencias por el famoso impuesto de sucesiones y donaciones. Concretamente Alejandro Muñoz Cano está enfocado a los asuntos civiles, laborales y mercantiles.

No obstante, la historia profesional de Alejando se encaminaba hacia lo jurídico-militar, propulsado por su querencia judicial y por la influencia paterna (su padre es militar), pero finalmente la vida en los despachos acabó por hacerse con sus servicios, justo antes de iniciar unas oposiciones.

“Siempre he sido muy peleón, y tú sabes, las discusiones y tal, siempre me han gustado un poco, con lo cual…”, comenta Alejandro cuando se le pide una explicación que justifique su naturaleza letrada, cuyo ejercicio asegura que requiere una fuerte motivación. Y más allá de esta naturaleza, Alejandro es padre de dos niños, aficionado “muy” sevillista (30 años de socio), procesiona con la Hermandad de Santa Genoveva los Lunes Santo y fue estudiante de los Escolapios y del Claret.

¿Cuáles son los principales problemas de los juzgados en Sevilla? Se habla de ellos siempre en términos negativos por su mal estado o su falta de recursos.

Fundamentalmente es que faltan juzgados. Por ejemplo en social, en tema laboral, a mí el ultimo señalamiento me lo han señalado para abril de 2019, una locura, es una reclamación de cantidad. Faltarán diez, 15, 20 juzgados en Sevilla, evidentemente daría ese empuje para que esto funcione.

¿Cuáles están peor?

El laboral está muy saturado, de hecho hay dos o tres juzgados de refuerzo pero igualmente desbordado, el mercantil es un auténtico desastre, también está superdesbordado, y bueno, lo contencioso, como la tramitación es un poco más sencilla… Pero el problema es que te señalan muy tarde los juzgados, la sala sí va bien en ese sentido, y en general funciona todo un poco regular. También es que depende de tener mucha suerte con el juzgado, hay juzgados civiles que por ejemplo que te señalan para cinco o seis meses y otros que te toca para dentro de un año, hay juzgados más rápidos y otros más saturados.

Por ejemplo, en el edificio Noga, donde está metido lo que es la jurisdicción social y la penal, es un poco caótico que en la misma planta, que es la primera, en el ala derecha, estén los juzgados de lo social y en la izquierda los de la penal, quiere decir que los delincuentes, esposados por la policía, están mezclados prácticamente con temas laborales, es un poco caótico en ese sentido, y que vas a los juzgados y ves cajas, papeles… El edificio Noga no está preparado para los juzgados.

Y en el edificio Viapol, que es donde está la mayoría de los juzgados, el calor es insoportable, como tienen esas cristaleras tan grandes, el calor es brutal, desde las nueve de la mañana que te da el sol y te vuelves loco, tienes que tener el aire de acondicionado en octubre. Y si te vas a los pueblos ya es una locura.

Es un tema que se viene arrastrando desde hace tiempo, ¿no se ha dado solución por falta de voluntad política?

Yo creo que por voluntad política y económica, creo que una partida presupuestaria se tiene que destinar para que no pase que en el 2019 tengamos un juicio, que eso es irracional absolutamente.

¿Cree que el proyecto de la llamada Ciudad de la Justicia saldrá alguna vez adelante?

Yo no sé si lo veré, eso sí es político puro y duro, porque tampoco es tan complicado, que está en todas las ciudades, Málaga, Valencia… Podrá ser más o menos bonita, la de Valencia es espectacular en cuanto al diseño, la de Málaga superfuncional pero parece un tanatorio, y Sevilla parece mentira que no tenga nada.

Foto: Barranquero Maya

Foto: Barranquero Maya

Dentro de los asuntos que tratáis están los despidos improcedentes. ¿Han aumentado mucho debido a la última reforma laboral?

Sí, sí, sin lugar a dudas, con la reforma laboral se produjeron más despidos, o se facilitó el despido, en ese sentido, se abarató el despido. Yo no entro ya si eso es bueno, malo o regular desde el puno de vista empresarial, económico para el país, sobre todo porque con el despido por causas económicas, con la anterior regulación, era todo mucho más oscuro, mucho más complicado desde el punto de vista del juez. Con las reformas se aclaró mucho porque se dijo: “Si cumples estos tres requisitos hay despidos por causas económicas”, por lo cual, las empresas, con la crisis, cumplían muchas esos requisitos.

¿Hay margen de maniobra para proteger al trabajador?

Por supuesto. Hay mucho abuso por la empresa desde el punto de vista del trabajador. El tema del abogado es estudiar el tema, tú tienes que estudiar más que el contrario y saber más que el contrario, no tiene otra historia, para mí la diferencia entre el buen abogado y el mal abogado es saber más que el que está en frente tuya y tenerlo más estudiado, después está por supuesto la experiencia, las tablas….

Y qué opina sobre el Impuesto de Sucesiones que provoca tanto revuelo.

El problema es la comparativa con el resto de comunidades, fundamentalmente Madrid, ese es el gran cabreo que tienen aquí los andaluces, no nos vamos a engañar, es verdad que no afecta a la mayoría, y ahora con la reforma, que tienes que heredar más de 250.000 euros. ¿Cuál es el problema?, que el que hereda dos o tres pisos, que ojalá todos heredemos dos o tres pisos, pero hereda pisos, no liquidez, entonces si heredas dos o tres pisos de un valor medio más o menos pues ya vas a superar el límite, y ahora como pago de ese impuesto tienes que pedir una prórroga, intentar mal vender para conseguir liquidez…

Lo ideal es prever, intentar o a través de sociedades y tal, todo dentro de la legalidad por supuesto, pagando los impuestos en su momento, y amortizando esa carga tributaria para ahorrar algo de salida, para que no te llegue de pronto el sopetón.

Tuve un caso que heredó varios pisos y tuvo que renunciar a la herencia porque era una persona normal y corriente con su sueldo, y tenía que pagar una cantidad importante y se vio incapaz. Intentamos con el tema de la prórroga y tal pero hubo un momento en el que le dijeron: “o pagas o…”, y renunció a la herencia.

Otro asunto protagonista de la actualidad son las cláusulas suelo abusivas. El decreto que firmó el Gobierno y por el que se establece la posibilidad de un acuerdo extrajudicial cliente-banco ¿está funcionando?

Sí, sí, se está llegando a acuerdos normalmente, pero bueno, también depende mucho de qué entidad bancaria, hay entidades bancarias más duras y hay otras menos duras. Pero bueno, desde el punto de vista del usuario, del ciudadano, es un sistema que está bien, lógicamente.

¿No está desprotegido el cliente?

El usuario no va directamente al banco, habrá quien sí, habrá quien se quiera ahorrar el abogado, pero la solución extrajudicial viene a través mía, evidentemente es mucho más barato una solución extrajudicial que una judicial”. “Y ahora, a través de la sentencia del Tribunal Europeo, aun con los casos en el juzgado, ya los bancos se están poniendo en contacto también con los abogados para llegar a un acuerdo, porque ellos han estirado mucho el chicle.

Es caso a caso, lo que pasa es que a ti te viene el cliente y te dice: “Oye, la cláusula suelo la tengo ganada”. No, no, a ver, dame papeles, vamos a ver si tienes el test, si tienes la información y si no la tienes la ganamos pero si tú has firmado que tienes conocimiento pues ya no, ya es más complicado.

¿Cómo ha vivido este proceso sobre la nulidad de las cláusulas suelo abusivas? Primero el Supremo que sí pero que no, después el Europeo que sí, ahora el Gobierno con la vía extrajudicial…

El problema es que la sentencia del Supremo es una barbaridad, el Código Civil era clarísimo, y el supremo para no perjudicar a los bancos dijo: “Bueno, sí, la consecuencia de nulidad sabemos la que es, pero es que se quiebra el sistema bancario”. No, perdona, pero si los bancos han robado a los ciudadanos, no puedes decir que es para no perjudicar a los bancos, y menos mal que el Tribunal Europeo ha dicho que la nulidad, que se estudia en primero de derecho, tiene estas consecuencias. No se invente usted Tribunal Supremo que es a partir de una fecha, que es una barbaridad jurídica.

¿Prevé alguna sorpresa más con los bancos?

Ahora están los gastos de la hipoteca, que es lo más novedosos, ha salido una sentencia diciendo que es otra barbaridad que está haciendo el banco, que los gastos de la hipoteca los pague la persona física. Es otra batalla que va a ser larga, va a pasar como con las cláusulas suelo, esto llegará a Estrasburgo y donde tenga que llegar.

¿Se pueden evitar los desahucios?

Hablo un poco de mi experiencia, desde mis clientes, también tengo clientes en los dos lados. El propietario que no paga el alquiler lo que normalmente dice es: “Déjame la llave, vete y si me debes siete meses no me los pagues, pero prefiero tener mi piso que lo puedo alquilar otra vez y no tener que meterme en un juicio costes y no sé cuánto”. Lo que pasa es que mucha gente ni la llavecita, que hasta que no lo echa el juzgado al año y medio no se van. Entonces no te queda otra. Y desde el punto de vista del alquilado, es verdad que hay situaciones sobrevenidas, de trabajo y tal. Intentamos asesorar, llegar a acuerdo con los propietarios, los bancos incluso te ofrecen muchas veces otras viviendas más baratas, en fin, negociando se puede ir un poco escapando, pero hay un momento en el que ya es lo que hay.

Foto: Barranquero Maya

Foto: Barranquero Maya

Delitos societarios. ¿Hay demasiados?

Siempre han existido, una sociedad es una cosa muy viva, entonces conlleva problemas y al final acaba judicializado, lo que pasa es que cuando salen dos o tres casos muy llamativos parece que… pero eso ha existido y existirá.

Yo creo particularmente que necesitarían una especialización desde el punto de vista judicial, creo que los jueces se pierden un poco, son delitos económicos, con periciales económicas, muy complejos, y hay muchos juzgados que dicen: “Archivo el tema penal y que se derive o se determine la vía contenciosa, civil, mercantil”, y yo creo que es un poco por la complejidad.

¿Qué opina sobre la legislación en materia de libertad de expresión y su cohabitación con el respecto a la dignidad o a los sentimientos religiosos? Tenemos aquí el caso de la procesión de la vagina de plástico y a nivel nacional por ejemplo el famoso caso de Cassandra y sus chistes sobre Carrero Blanco.

Esa es una cuestión ya incluso moral, yo creo que antes que nada está la educación y el respeto, y si haces las cosas con ánimo de dañar, pues entonces ya hay un problema. Si no está ese ánimo, la libertad de expresión es fundamental, si está, ya hay que tener cuidado, la libertad de expresión se acaba en la libertad del otro, la raya es supercomplicada.

Los jueces aplican la ley, si para la ley eso es condenable hay que condenarlo, si no, no hay que condenarlo. Es verdad que la ley se interpreta, pero bueno para eso está el Tribunal Supremo y el Constitucional si quieres, es un estado muy garante.

O sea, usted cree que tenemos una justicia garante, ¿es consciente de que en la calle se percibe una justicia que no es igual para todos?

Yo entiendo que sí porque se ve sobre todo fundamentalmente en el tema de la política, al final los políticos caen, es verdad que tarde, mal y a lo mejor no como deberían, pero bueno, se está viendo que tarde o temprano el que la hace la paga. El problema es que al final, el que tiene dinero, el tema de multas, por ejemplo el tema penal… El tema penal si te condenan a una multa o a una responsabilidad civil, si la pagas no entras en prisión, me refiero en una circunstancia normal, menos de dos años y todas estas historias. Ahí sí hay una clara diferencia entre el rico y el que no puede. Pero en general, si haces algo yo creo que la justicia es igual para todos. Y quiero creer eso porque si no… Quiero creer que al final el que la hace la paga.

¿No cree que el universo digital, Internet, el mundo de las redes sociales, ha pillado un poco a contrapié?

Nos ha cogido como dices un poco a contrapié y hay lagunas muy importantes legales. Yo creo que eso, como todo en la vida, conforme van pasando cosas se va mejorando, irán endureciendo las penas, y se irá regulando, de todas maneras la policía hace una buena labor en ese sentido, hace un trabajo de investigación bastante importante, te digo por la experiencia profesional de este caso que te estoy comentando – Un caso sobre abuso sexual a menores a través de redes sociales –.

¿Considera que la legislación sobre Violencia de Género es suficientemente protectora?

Yo tengo una opinión muy personal, porque en el tema de la Violencia de Género soy partidario de que un mismo hecho tiene que tener la misma condena, sea hombre o mujer, y que si le ponen cuarenta años de condena me parece estupendo, es una lacra lamentable, y aquí sigue pasando. Yo creo que es un tema más de educación, porque yo creo que realmente se sanciona, se condena, y tal, pero es un tema que hay que dar protección, tiene que haber mucha coordinación, pero es un tema complejo.

¿Y cómo lleva el abogado los asuntos relativos a la ética, a la moral vinculados a esta profesión, especialmente cuando se defienden intereses de presuntos culpables en esos casos en los que la presunción parece mero formalismo?

Lo primero que se le pide al cliente es “cuéntame la verdad”, y en función de la verdad ya busco la solución, entonces, aun cuando la verdad no te guste o no crees que tenga la razón, ahí está el buen abogado que busca la solución y gana el pleito aun pudiendo no ser cierto, pero bueno, tú tienes derecho a una defensa. Y yo puedo elegir a mis clientes, nadie me lo puede imponer. Si llega un tema de violación a tres menores, pues ya decidiré yo si lo llevo o no. Entonces el tema moral es un tema personalísimo de cada abogado. Al final la moral la tenemos que dejar a parte, porque si no llega un punto en el que Carcaño no tendría defensa, y en un estado de derecho es clave.

¿De qué casos se siente más orgulloso?

Tengo especial cariño, porque lo pase mal, a un Expediente de Regulación de Empleo, desde el punto de vista de la empresa, que echamos a cincuenta trabajadores, porque fue muy complicado, muchísima presión por parte de los trabajadores, y fue tan complejo y tan duro psicológicamente… No me refiero a la materia en sí porque a mí no me gusta echar a cincuenta personas, me refiero desde el punto de vista jurídico, dada la dificultad, nos dio la razón el Tribunal Superior de Justicia y me produjo una satisfacción jurídica importante.

Después tuve uno que era una pensión, pues falleció el marido de mi clienta. Este hombre se llevó cotizando toda su vida, se aburrió porque no encontraba trabajo y no echó el paro, falleció de un infarto y cuando la mujer fue a echar la pensión de viudedad y de orfandad porque tenía un hijo de dos añitos, le dice la Seguridad Social que no tiene derecho a una pensión, una chica que estaba en el paro, por la sencilla razón de que su marido no había sellado el último paro.

No me dieron la razón en primer instancia y me fui al TSJ y me dieron la razón porque estudié el tema a lo bestia, encontré una teoría que los tribunales establecían cuando había voluntad por la otra parte y se había llevado cotizado mucho tiempo… Conseguí que le dieran la pensión y eso fue muy reconfortante.

¿Tiene un buen porcentaje de pleitos ganados?

Como se dice un poco en nuestra página web, uno de los éxitos en la abogacía está un poco en el boca a boca, como el médico, el abogado al final funciona un poco igual, yo puedo ser muy buen abogado pero si no te gano el pleito, que a lo mejor se pierden por otras circunstancias… Pero bueno, hay que ser buen abogado y hay que ganar pleitos.

¿Cómo se vive con esa presión?

Tienes que irte a tu casa y desconectar, porque aunque son las diez de la noche y seguimos en el despacho y te vas a tu casa tarde, en ese ratito tienes que saber desconectar, el problema es que tenemos la presión de cada problema de cada persona.

Es difícil separar, porque al final me cuentas un problema y yo lo hago un poco mío, en el sentido de que lo tengo que hacer un poco mío para buscar la solución, para estudiarlo, es una profesión muy estresante, con mucha presión psicológica, y tema de plazos y tal, pero bueno, es lo que nos gusta al fin y al cabo, y cuando tienes éxito es muy reconfortante.

¿Finalmente resultó ser el derecho, la abogacía, lo que pensaba cuando lo estudiaba de joven?

Antes de ejercer, al fin y al cabo, hay mucha película, mucha historia, no tiene nada que ver con la percepción desde fuera.

La gran falta que veo en el tema de la carrera es el tema práctico. Lo que entiendo es que deberían ir a los juzgados, ver lo que es un juicio, incluso hacer prácticas antes de terminar la carrera para ver cómo funciona un despacho, para saber si esto de verdad te gusta o no. Creo que debe de ir enfocado mucho más a la práctica, porque la teoría es como el colegio, la estudias, se te olvida… pero el despacho es que no tiene nada que ver, y la facultad no te enseña lo que es un despacho, ni a hacer una demanda, es que no te enseñan a nada en ese sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*