ENTREVISTA

Aurora Delgado: “Las editoriales deberían apostar por nombres menos conocidos que aporten más cultura”

Alba C. de la Hoz - 11/02/2017 06:35:16
Aurora Delgado en el Arco de la Macarena
Hablamos con la escritora sevillana Aurora Delgado, finalista este año del Premio Nadal con su novela 'Curva' un texto que profundiza en la perversión de la pureza en la vida de las personas, con el Aljarafe como escenario.

El trabajo final del Máster de Escritura Creativa de la Universidad de Sevilla le sirvió a Aurora Delgado (Sevilla, 1968) de pistoletazo de salida para la elaboración de su primer trabajo, ‘El corazón de Livingstone‘, una novela publicada en 2014 por la editorial Libros de la Herida, con la que ganó el premio Ciudad de Alcalá de Henares de Narrativa.

Licenciada en Arte Dramático por la Universidad de Sevilla, ciega de un ojo y con desprendimiento de retina en otro, esta sevillana se enfrenta ahora a un nuevo reto: hacer un hueco en el mercado editorial a su nueva novela, ‘Curva‘, trabajo elegido como finalista en el Premio Nadal de este año.

¿Cuál fue el libro que le introdujo en el mundo de la literatura?

Lo primero que leí de pequeña era lo que encontraba por casa, y me sentí atraída sobre todo por la poesía. Antología poética de Lorca y Machado, pero también libros de política de mis padres o los típicos tebeos.

¿Cuándo comenzó a escribir?

Empecé a escribir así más en serio hace unos siete años, mientras estudiaba el Máster de Escritora Creativa en la Universidad de Sevilla. Como trabajo final escribí mi primera novela, ‘El corazón de Livingstone’, publicada a final de 2014 por la editorial sevillana Libros de la Herida.

De pequeña me sentí atraída por la poesía de Lorca y Machado

¿Cómo da el paso de escribir para usted misma a hacer públicos esos textos?

Fue de una manera muy natural, porque el trabajo de final de máster tenía que supervisarlo, y por lo tanto leerlo, mi tutora, Mercedes Comellas. De ahí pasó por un tribunal que lo evalúo. Ahí fue donde superé la barrera y que otra persona, que no fuera de confianza, conociera lo que hacía. Escribí la novela con toda mi energía, pero sin más pretensión que pasar ese trámite para alcanzar el título.

¿De qué manera ha dificultado sus problemas de visión la labor de escribir?

Escribir no se me hace muy complicado, porque gracias a la tecnología ahora hay muchas facilidades, incluso para la labor de documentación con información digitalizada. Se puede guardar un documento y ampliarlo a tus necesidades sin mayor problema. Donde suelo tener más inconvenientes es con los libros en papel, sobre todo los que tienen letra muy pequeña, y me cuesta mucho más.

¿Cómo valora su propia evolución narrativa, de ‘El corazón de Livingstone’ a ‘Curva’, su segunda novela, ‘Curva’, finalista en el 73 Premio Nadal?

Este segundo trabajo lo he realizado con más seguridad y sabiendo mejor qué hacer en cada momento. Aunque no sé si esto es bueno o malo. La primera vez es más caótico, las siguientes ya sabes qué te espera, porque es un trabajo muy paciente. En mi caso he sabido mejor cómo afrontar la incertidumbre, al estar empezando, no sabes qué va a pasar con tu obra, nadie la espera. Es distinto cuando hay una editorial detrás, reclamándote el trabajo.

¿Qué van a poder sus lectores en su nueva novela, ‘Curva’?

El germen de ‘Curva nació de una noticia fechada en Argentina. Un hombre, Raimundo, pierde a su hija y deja a su mujer en coma en un accidente de tráfico en una curva y decide instalarse en ese mismo lugar para vivir allí para reclamar que se haga justicia con el caso de su familia y con el afán de alertar a los conductores del peligro de esa curva. La obra trascurre en un día, en el encuentro de Raimundo y el personaje principal, Salva, un hombre muy gris, que no toma decisiones y deja toda la carga de su vida en la espalda de los demás. Este encuentro hace que el protagonista tome las riendas de su vida, aunque en direcciones muy inesperadas.

He querido plasmar con el tema de la novela la inocencia corrompida de algunas personas, y su afán por mantenerse puras a base de estar siempre al margen, de no hacer nada, de no mojarse, acusando a los demás de lo que tú no haces.

¿Por qué ambientaste la novela en los pueblos del Aljarafe sevillano? ¿Has apuntado a algún escenario en concreto?

He querido plasmar la inocencia corrompida de algunas personas, y su afán por mantenerse puras a base de estar siempre al margen

Es la parte de Sevilla donde yo siempre he vivido, son los paisajes y zonas que conozco, los que me han marcado y es por eso que pensé situar ahí la novela. Si tuviera que escoger Finlandia como escenario de una de mis obras no sabría por dónde empezar (risas). De todas formas no he querido señalar ningún pueblo o zona en concreto, y sí he usado un nombre ficticio, porque no quería estigmatizar ningún municipio.

En este momento se encuentra en busca de una editorial que publique ‘Curva’, ¿se ha interesado alguna por su obra?

De momento, es pronto para eso, llevo pocos meses de búsqueda.

¿Cree que es un proceso dificultoso que en la mayoría de las ocasiones beneficia a los apellidos más conocidos?

Es difícil valorarlo siendo una escritora con una corta trayectoria como la mía. Como lectoría sí me he dado cuenta de que lo que me interesa leer sale de las editoriales independientes, aunque todavía hay sellos dentro de los grandes grupos que publican trabajos importantes. Lo que valoro de una editorial es que se apueste por obras más allá de los nombres más conocidos, como comentas, de su fama o popularidad. Que publiquen obras que nos aporten culturalmente. Y hay que pelear por eso.

En ‘Curva’ ahonda en temas como la especulación urbanística, la seguridad o la educación, ¿sobre qué asuntos le gustaría escribir próximamente? ¿Tiene algún proyecto en mente?

Sí, estoy escribiendo el guion de una novela gráfica, ambientada en la Sevilla de los años 50, junto a la ilustradora Nathalie Bellón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*