BIENAL FLAMENCO / CUERPO, MENTE, ALMA

Baile de afectación y de efectismo

Sevilla Directo - 27/09/2014 14:37:51
Foto: Antonio Acedo.
Una crítica de Antonio Ortega sobre el espectáculo 'Cuerpo, mente, alma', que se ha estrenado este viernes en el Lope de Vega.

Ciertos estilos de baile, por exagerados y efectistas, me cansan. Sobre todo cuando disfrazan la pureza de un coraje impostado y la originalidad es ajena a sus intérpretes. Es el caso del espectáculo Cuerpo, mente y alma, montado, todo él, sobre estas dos bases sin que sus protagonistas valoren la importancia que adquiere la justa medida. Este montaje, llegado como estreno absoluto al Lope de Vega, está absorbido no por unas formas de bailar -que podrán gustar más o menos- sino por los excesos desorbitados en la ejecución de cada baile. Las coreografías y la escenografía las firma el bailaor Jesús Carmona y, junto a él, lo protagonizan Karime Amaya y Paloma Fantova. La propuesta es bailes sin argumentos literarios, pero baile nervioso, extremo, conceptualmente diseñado para provocar el aplauso del público. La soleá de Karime Amaya, iba en esas vertientes. La bailaora merma sus cualidades, que las tiene y muchas, en la violencia con la que baila. Perdió la noción del tiempo y detrás de cada remate que parecía de conclusión, llegaba otro, y otro, y otro más… En el flamenco clásico, cada baile tiene una medida concreta y todo lo que sea sacarlo de ella, se convierte en una redundancia de movimientos y de ejercicios de pies que terminan por agotar la vista. Karime, se pelea literalmente con el baile y no lo reposa, es un torbellino; bien es cierto que no se puede reposar una soleá cantada sin enjundia, como así fue; pero podría haberse centrado en lo que a su baile le ha llegado por herencia, donde ella, cuando no cae en la afectación, tiene mucho ganado. En esta tentación sucumben los tres intérpretes y el resultado es poco agraciado. Pero ya digo que es el espejo en que se reflejaba todo. Las músicas, y la ejecución de los cantes no animaban tampoco a bailar de otra manera, aunque las guitarras de Carlos de Jacoba –a este músico no habría que perderle la pista porque apunta muy alto- y de Jony Jiménez sonaban con calidad, las composiciones musicales incitan más a lo electrizante que a la jondura. La iluminación, más bien el juego de luces, iba igualmente en consonancia conceptual, siguiendo la pauta del efectismo y más que aportar a la escena, la recargaba. Fantova tiene fuerza y velocidad, pero no personalidad: es una calcomanía de los Farrucos, una copista que les imita hasta en los gestos de la cara. Una gota de agua. Por eso su baile que, por cualidades, podría ser portentoso, se acaba perdido en lo que no le pertenece y desluce su figura. Así desdibujó la seguiriya y todo cuanto interpretó, con una brusquedad innecesaria y antinatural, porque calca los referentes en todo menos en lo que le podría aportar. Ése, que lo sepa Fantova y todos los que lo emulan, no es el baile gitano. Si eliminara todo los artificios que tiene su forma de interpretar no habría quién la alcanzara. Y entre tanto golpe de tablas, llegó Jesús Carmona en solitario. Poco elegante en el atuendo y poco elegante en las formas. Me pregunto qué le habrá pasado a este virtuoso del baile que de dos años aquí no parece el mismo. Ni el que ganó el Desplante en el Festival de la Unión, ni el que bailó en el teatro Alameda en la pasada Bienal. Jesús es mucho más de lo que ayer vimos. Su baile por alegrías no estuvo a la altura de lo que es capaz de hacer. Siguió el mismo patrón que sus compañeras, buscando el remate sensacionalista constantemente y la alegría, fue una pena. ¡Cuántos ejercicios de más y cuántos movimientos innecesarios!, ahí es donde no progresa Carmona y donde no convenció ayer.

El espectáculo, en realidad, no está mal construido, ni las coreografías son peores que muchas que firman grandes figuras, el cuadro musical tiene calidad sonora, han acertado en los estilos elegidos, y cuenta con tres artistas habilidosos que tienen más de lo que enseñan; pero le sobran postizos y efectos que no aportan nada. Han puesto sus mejores intenciones en traer a Sevilla un espectáculo que gustase y, a parte del público, por lo que pudimos ver, le gustó. No a mí, que me frustra ver que donde hay madera, se pierda la esencia en el celofán, y que a los teatros, no voy de público.

FICHA ARTÍSTICA

Bienal de Flamenco de Sevilla/ Baile: Jesús Carmon, Karime Amaya y Paloma Fantova/ Guitarras: Carlos de Jacoba y Jony Jiménez/ Cante: David de Jacoba, Esaú Quirós y Miguel de la Tolea/ Percusión: Lucky Losada/ Violín: Thomas Poitiron/ Coreografía y dirección escénica: Jesús Carmona/ Músicas: Lucky Losada/ Lugar y Fecha: Teatro Lope de Vega, Sevilla, 26 de septiembre de 2014/ Aforo: tres cuartas partes.

Clasificación: *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ERROR: si-captcha.php plugin: GD image support not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable GD image support for PHP.

ERROR: si-captcha.php plugin: imagepng function not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable imagepng for PHP.