Discriminación escolar
20/04/2017

Cuando se trata de reclamar o poner de manifiesto y remedio a una injusticia, sin duda la cantidad de gente a la que afecta es el aspecto más influyente a la hora plantearle una solución.

En esta ocasión hablo de las familias con niños que van a ser escolarizados por primera vez, concretamente las familias jóvenes que viven en los Remedios. Estas familias, no muchas en número, ven como se convierte en un motivo de desvelo conseguir plaza en los colegios que tienen en la acera de en frente a sus domicilios.

Ello se debe a que la zona de escolarización a la que pertenece este barrio comprende Triana, Tablada y los Remedios, y ello implica que los Colegios de los Remedios, algunos muy populares, sufran una marabunta de peticiones que hacen que decenas de niños sean rechazados en las listas de adjudicación, siéndoles asignados colegios lejanos a las viviendas familiares.

Para que se hagan una idea de la situación, gran parte de los detectives privados de Sevilla se ganan la vida investigando a las familias de los adjudicatarios de estos colegios, llegando a descubrir que algunos de los padres falsifican datos personales y domiciliarios para resultar “agraciados” con la escolarización. Año tras año los procedimientos judiciales certifican estas prácticas.

Mientras esto sucede, la veterana Consejera de Educación saca pecho mostrando estadísticas que ocultan este tipo de sucesos, destacando que como afectan a pocos votantes, ni se plantea gastar un minuto de su tiempo para solucionarlo. Poco importa que decenas de familias tengan el trastorno de verse obligados a usar el coche para acercar a sus hijos a un lejano colegio teniendo uno en la mismísima puerta de su casa.

Yo, como padre, tengo que sacar a mi hija de casa, pasar por la puerta del colegio que tenemos en frente y meterla en un coche para dejarla en un colegio en la otra punta del distrito donde casi ninguno de los niños son de su barrio. La frustración me inunda, pero nadie se preocupa por un asunto que sólo afecta a un puñado de votantes que, además, jamás votaron a quienes gobiernan.

Pablo Cambronero es letrado.
Militante de Ciudadanos Sevilla.
@AlbaMensual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*