El precio de la electricidad
19/09/2018

¿Pánico a la oscuridad…? Más bien pánico a la luz… Suma y sigue, nuevos máximos históricos, y nadie sabe qué es lo que tiene que pasar para que la tarifa eléctrica baje.

Cuando hace calor porque hace calor, cuando hace frío porque hace frío… Si hay tormenta malo, si hay sequía peor… Lo cierto es que el misterio inextricable de la tarifa eléctrica sigue siendo un quebradero de cabeza para las economías domésticas. Y también es cierto que nos vamos a encontrar subidas en el recibo por encima del 10% respecto a los mismos períodos del año anterior… terrorífico, y en plena cuesta de septiembre.

Es difícil explicar que la tarifa regulada de consumo viene dada por la más cara de las ofertas que se incluyen en lo que se llama el “pool” de la subasta del que sale esa tarifa. Es como si fuéramos a la pescadería y compráramos pijotas, choquitos, acedías, boquerones y una langosta, y nos cobraran todo el peso al precio de la langosta. Duele ¿verdad? Pues los precios de las ofertas que llegan a ese pool se están disparando, y no se adivina muy bien el techo. De hecho, los expertos anuncian que el precio de la luz nunca volverá a ser el mismo, y que tenemos que acostumbrarnos a mantenernos en estos niveles u otros superiores.

Pero es que, además, competencia, lo que se dice competencia, es imposible que haya en un mercado oligopolizado en el que las sospechas de maniobras para mantener los altísimos beneficios de las eléctricas están siempre presentes. Así, cada vez que se produce una circunstancia de este tipo, el gobierno de turno anuncia investigaciones para saber si pasa algo rarito, si hay chanchullos o manejos extraños para que las compañías del sector mantengan su alto índice de ganancias y los sueldos de los ex-políticos sentados en sus consejos de administración.

Sin embargo, la realidad es que no hace falta nada de eso, sino que la energía ya de por sí viene cara, con una alta carga fiscal y con costes añadidos, como son los precios de los derechos de emisiones, que se han disparado y han encarecido brutalmente los precios de la energía generada a partir de combustibles fósiles (carbón y petróleo fundamentalmente, aunque también el gas). Si a eso le sumamos el beneficio empresarial, pues apaga –literalmente, no dejes la luz encendida, ¡¡¡por Dios!!!- y vámonos, que lo barato va a ser vivir como en la Edad Media, aunque entonces subirán las ceras y parafinas, que aquí nadie da puntá sin hilo.

La solución para el consumidor es optimizar el consumo, hacer más eficiente sus instalaciones y equipos, y dejarse de buscar gangas en el mercado libre. Seguro que en breve, y con esta coyuntura de mercado, tendremos en avalancha a los comerciales del sector aporreando puertas y pidiendo la factura para “reducirles un x%”… ni se les ocurra. A estos niveles de precio, esas ofertas no mejorarán la situación de nadie y pueden ser un lastre en el caso de que la Divina Providencia propicie una moderación de la tarifa regulada.

A día de hoy, esa tarifa regulada (PVPC), con discriminación horaria y una seria disciplina a la hora de hacer uso de electrodomésticos, climatización y luminarias, parecen las únicas recetas para poder reducir el leñazo mensual que se avecina, porque la ministra del ramo ya ha salido diciendo que difícilmente puede el Gobierno parar esta escalada.

Y también, ¿por qué no?, empezar a valorar fórmulas de consumo colaborativo como esas compras colectivas auspiciadas por organizaciones de consumidores, que sirven para presentarse ante el comercializador con un músculo del que siempre carece el consumidor particular, y permiten obtener unas condiciones un poquito menos lesivas en el caso de que nos planteemos pasar al mercado libre.

Mientras tanto, mejor pasar el membrillo con un abaniquito y un búcaro…

José Carlos Cutiño
Abogado Experto en Consumo
@jccutino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ERROR: si-captcha.php plugin: GD image support not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable GD image support for PHP.

ERROR: si-captcha.php plugin: imagepng function not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable imagepng for PHP.