La educación en primer plano
22/05/2018

A lo largo de las últimos meses y, muy en concreto, en las últimas semanas, la educación pública andaluza está en primer plano y en la mayoría de los casos por asuntos no resueltos e incluso por asuntos enquistados desde hace tiempo. En estos años de crisis estafa, las inversiones en educación, en sanidad y en dependencia han bajado de manera clara y contundente. En el primer caso ya lo puse de relieve en su momento, de manera que aprovechando el “final de la crisis” era necesario apostar por recuperar las inversiones perdidas a través del instrumento más a la mano, el Parlamento Andaluz. En aquel instante, el PSOE y Ciudadanos bloquearon la posibilidad de debatir y aprobar, en su caso, la proposición de modificación de Ley de Educación de Andalucía (LEA) mediante la cual se pretende blindar el suelo de la financiación de la educación pública andaluza con el 5% del PIB andaluz. Este miércoles se debatirá esa proposición de ley.

El día 23 de mayo de 2018 puede ser un gran día para la educación pública andaluza, si los grupos parlamentarios en su totalidad apoyan esa proposición. A tenor por lo expresado por unos y otros no debe existir ningún problema, porque la propuesta no tiene ningún matiz excluyente. Es una ley que obligaría a cualquier gobierno que vaya a haber a partir del año 2019. Y la única beneficiada, la educación pública andaluza. Es el momento de pasar de las palabras a los hechos. Todos los grupos manifiestan la necesidad de cuidarla y apoyarla (la educación).

Todos tienen propuestas de mejoras, unos porque, en el gobierno, pretenden lavar la imagen que dejó el fichaje estrella de la presidenta, la eminente Adelaida de la Calle y su pésima gestión, que hace menos de un año no tenía ningún empacho en menospreciar las justas reivindicaciones de una climatización adecuada de los centros y que propició una de las más originales campañas reivindicativas de los últimos años, la famosa Escuela de Calor. La nueva Consejera no tuvo ningún reparo en hacer una enmienda a la totalidad de su antecesora que tampoco sirvió para mucho, puro postureo y poco más. El problema sigue sin resolverse, la suerte es que la climatología, de momento, está de su lado. Las inversiones propuestas para mejorar la climatización son ridículas a pesar de la aprobación a trámite de la ley correspondiente.

Además, en estos momentos, se han vuelto a recrudecer las protestas del profesorado interino que pide estabilidad. El criterio es sencillo, si sirven ahora, ¿por qué no van a servir en adelante? Esa estabilidad es posible sin menoscabar el derecho a la libre concurrencia para plazas nuevas, que son necesarias. La crisis las eliminó y ahora es posible recuperarlas. Mientras tanto el gobierno central con la colaboración pasiva del andaluz y con el aplauso interesado de la jerarquía católica mantiene a cientos de profesores y profesoras de religión cobrando sin hacer nada la mayoría de la jornada escolar. Un auténtico escándalo que en cualquier país decente le habría costado el puesto al responsable político de turno.

Hay protestas de padres y madres por culpa de la masificación de algunos centros, mientras no se construyen los centros prometidos o no se reparan los centros que lo necesitan, como se informaba hace unos días en este mismo diario.

En el caso del grupo de Ciudadanos tan preocupados por el bienestar de la ciudadanía, tras impedir durante semanas que esta proposición fuera debatida en el pleno del parlamento, ha presentado una propuesta para hacer un pacto educativo andaluz y el Partido Popular una proposición para mejorar el sistema educativo andaluz. Dos caras de la misma moneda, mejorar lo que se debe mejorar. Eso sí de dinero no hablamos, porque el gasto hay que seguir recortándolo.

Sean positivos y vean más allá de sus gafas de mirar lo que les interesa. Cualquier acuerdo o pacto educativo que se precie, tiene que ser de carácter social, es decir, debe ser consensuado con la sociedad, los partidos políticos tienen en ese acuerdo social la obligación de obedecer a las personas que participan y trabajan para la mejora, día a día, del sistema educativo andaluz. El profesorado debe ser escuchado como nunca, las familias deben ser escuchadas como nunca, los sindicatos deben ser escuchados como nunca y para esa escucha activa es necesario algo imprescindible, recursos económicos como nunca. Ha sido mucho el dolor y el sufrimiento de un profesorado esforzado y demasiado paciente con los recortes de tantos años, ha sido mucho el desasosiego de las familias que han visto y ven, por ejemplo, como no se cubren las bajas durante semanas y que ello va en contra de la calidad de la enseñanza.

Se sabe que los recursos económicos no son la única garantía de calidad, pero sin ellos es imposible mejorar. Por eso el 23 de mayo de 2018 puede ser un gran día, si el sentido común de los grupos políticos andaluces hacen posible que la proposición de IU y Podemos para blindar el gasto educativo con el 5% sea aprobada, a ser posible, por unanimidad.

José Antonio Jiménez es miembro de la Coordinadora Nacional y responsable de Comunicación de Iniciativa del Pueblo Andaluz (IdPA).
@jochimet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*