Sevilla 2030, ciudad casi sin coches
20/09/2018

Ideas para sacar a Sevilla del atasco

¿Es posible y deseable pensar en una Sevilla con muchos menos coches ocupando el espacio público y moviéndose por las calles? ¿Qué sería necesario para conseguirlo?

Hoy nos puede parecer un disparate pensar en que en las aulas de los institutos y facultades, en las oficinas, en las fábricas, en los autobuses o en los restaurantes, todo el mundo estuviese fumando. Pero no hace mucho era así. Nos hemos quitado del tabaco contra todo pronóstico, por imperativo legal, al menos en el espacio público. Lo hemos aceptado sabiendo que es perjudicial para la salud de los fumadores activos y pasivos. Ha sido un cambio de hábito social enorme. Por eso, y porque encuentro similitudes, traigo esta imagen para abrir el debate sobre si es posible y deseable quitarnos del coche, al menos en el espacio público de nuestras ciudades. Voy a tratar de argumentar que es necesario y urgente, y también que es posible y deseable hacerlo en Sevilla.

Quemar derivados del petróleo y gas es nocivo para nuestra salud pero además está provocando un cambio tan drástico en nuestro clima que la humanidad no se ha enfrentado nunca a una amenaza mayor. Lo mismo que hubo que vencer los intereses de las tabacaleras y acotarlos, tenemos y podemos hacer lo mismo con los intereses del poderoso grupo de interés en torno al petróleo, el gas y el carbón. Todos los indicadores nos dicen que estamos perdiendo la batalla de la lucha contra el cambio climático, pese a que a nuestro alcalde le cueste trabajo admitirlo y piense que Sevilla ya tiene los deberes hechos. Hay que hablar claro a nuestras ciudadanas y ciudadanos: tenemos que actuar deprisa, con determinación, liderados por el ayuntamiento, la Junta y el gobierno del estado. Pero va a ser una tarea colectiva en la que nos vamos a implicar todos de forma activa.

La solución no es tan automática como cambiar el parque actual de coches contaminantes por coches eléctricos movidos por energía renovable. Son demasiados los coches en circulación como para poder provocar ese cambio a tiempo, y probablemente no dispongamos de recursos para ello. Tenemos que pensar en una solución que haga casi innecesario el coche en la ciudad, que haga mucho más económico y eficiente moverse en transporte público, bicicleta y caminando. Hay ciudades similares a Sevilla que disponen de un servicio tan eficiente, que pensar en coger el coche da pereza. El cambio de hábitos se induce sólo cuando es a mejor.

En Sevilla tenemos algunas experiencias que nos pueden ilustrar también. Era impensable el éxito de la red bici hasta que la hicimos y nos asombramos y asombramos al mundo. Muchas sevillanas y sevillanos nos hemos quitado del coche y lo hemos sustituido ya por la bicicleta. También podía ser inimaginable para muchos que los coches y los autobuses que hacían irrespirable, ruidosa y contaminante Plaza Nueva, la Avenida de la Constitución y San Fernando algún día desaparecieran y la ciudad, no sólo siguiera funcionando, sino que funciona mejor y el cambio haya sido tan bueno que nadie permitiría revertirlo. ¿Por qué no pasamos del ejemplo a la generalidad, de la excepción a la norma?

Nos podemos quitar del coche y vamos a descubrir que vivir en nuestra ciudad así va a suponer una mejora tan grande de nuestra calidad de vida, que no nos podremos creer que durante todo un siglo, hayamos dejado lo mejor del espacio público cedido gratuitamente a máquinas contaminantes.

Propongo que nos marquemos el objetivo de hacerlo de aquí a 2030 y que para esa fecha en el interior de la SE-30 el uso del coche sea innecesario y casi marginal. Para ello necesitamos:

– un sistema eficiente de transporte público eléctrico de superficie, de alta capacidad y prestaciones similares a las del metro subterráneo con diez veces menos coste.
– Una mejora de la frecuencia y el servicio de la red de cercanías, especialmente en el Aljarafe y los Alcores
– Un sistema de aparcamiento más transporte público y bicicleta (park & Ride) en el perímetro de la SE-30
– Un servicio de transporte público fluvial metropolitano
– Una tarjeta única y económica de transporte público que integre de verdad al servicio de cercanías válida para todo el área metropolitana

Una ciudad saludable es una ciudad sin malos humos y con buena sombra, de árboles bien cuidados. Es cuestión de tiempo que sea así. Y podemos los primeros en lograrlo en el sur de Europa, en el norte ya nos llevan demasiada delantera.

Esteban de Manuel Jerez, profesor de la E.T.S.A., co-portavoz de Equo Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ERROR: si-captcha.php plugin: GD image support not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable GD image support for PHP.

ERROR: si-captcha.php plugin: imagepng function not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable imagepng for PHP.