Vacaciones Seguras
01/08/2018

Hubo un tiempo en el que nuestra principal preocupación a la hora de salir de vacaciones era si cabríamos los seis miembros de la familia, las cuatro gigantescas maletas de cuero (sin ruedas ni tirador), y la miríada de bolsas, bolsos y sacos en los que portábamos desde la olla express hasta la jaula del canario, en el diminuto pero siempre robusto Seat 127.

El alquiler del apartamento tenía poca complejidad, y con que estuviera a una distancia medio asumible de la playa, escasamente envejecido y no salieran cucarachas por el baño se daba uno por satisfecho. Pagabas la señal en mano al marchante del pueblo cuando “reservabas” y el resto el día de entrada, antes de recibir la llave de la caja de sorpresas que era ese recinto en el que se depositaban nuestras ilusiones infantiles de un verano en la playa. Y, normalmente, no pasaba nada.

Las cosas son ahora bastante más complejas. O quizás nos hemos vuelto más complejos nosotros. Irse de vacaciones comporta un buen número de precauciones a la hora de reservar nuestros destinos, especialmente si se hace a través de ese mercado persa que es Internet. Las procelosas aguas de la red esconden desagradables sorpresas para incautos dispuestos a creerse los chollos increíbles.

Desde sinvergüenzas que alquilan lo que no es suyo, bien porque lo tengan okupado, bien porque –directamente- nos cuelen lo que no existe, hasta plataformas de viajes on line que abusan del precio gancho para terminar colocándonos lo que les da la gana a un precio muy superior al inicialmente ofertado.

Para lo primero hay que extremar precauciones, empezando por no entrar al trapo de lo que no puede ser porque de bueno es imposible. Pedir detalles sobre la ubicación, el entorno, los servicios, o directamente, preocuparse de conocer antes nuestro destino, podría servir para ahorrarnos un sofocón de los muy gordos, que suelen acabar en comisaría o en el juzgado de guardia, y con las vacaciones bien reventadas. Si encima entramos al trapo de pagar por canales fuera de las plataformas, lo ponemos a huevo para que nos metan la estocada y échele usted luego un galgo al desaprensivo espabilado de turno.

Sobre lo segundo, resulta muy significativo el estudio de OCU que revela que la mitad de las ofertas de viajes en plataformas on line terminan con un sobreprecio medio del 40% sobre lo inicialmente ofertado, dejándonos con esa cara de tonto habitual del que termina tragando porque “es lo que hay”. Los conceptos que justifican tales desviaciones van desde las tasas de toda naturaleza, las comisiones por gestión, el uso de determinados medios de pago, hasta… ninguno, solo porque sí. Sencillamente, las supuestas ofertas se dirigen a productos en condiciones de fechas, destinos, número de usuarios, etc. absolutamente irreales, o es que nosotros seremos muy raritos.

Pero, es que, además de los riesgos procedentes de los amigos de lo ajeno o de empresas abusonas, están los riesgos naturales que conviene prevenir. Es por eso que OCU recomienda no viajar sin tener garantizada la asistencia sanitaria allí donde vayamos. Así, si salimos del ámbito de cobertura de la tarjeta sanitaria europea, obligatoria en el ámbito de la Unión y su entorno, hay que contar con seguros de asistencia sanitaria con cobertura suficiente para pagar la carísima asistencia médica de destinos como EEUU o Japón, no vaya a ser que por mano del demonio tengamos una contingencia con nuestra salud y haya que hipotecar un riñón para pagarla.

Visto esto, las vacaciones se han convertido en un campo de minas que conviene atravesar bien pertrechado de prudencia y asesoramiento… o, al menos, de sentido común. Es el signo de los tiempos…

En cualquier caso, que pasen unas felices vacaciones y recarguen pilas, que lo peor de esto, es que –encima- duran poco. Y las del autónomo, ni les cuento.

José Carlos Cutiño
Abogado experto en Consumo
@jccutino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ERROR: si-captcha.php plugin: GD image support not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable GD image support for PHP.

ERROR: si-captcha.php plugin: imagepng function not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable imagepng for PHP.