La Venecia hispalense
27/10/2016
Cuando el cielo se oscurece y las nubes negras se adueñan del cielo más luminoso y azul del planeta, Sevilla tiñe sus calles de marrón del agua embarrada embalsada de sus calles, que la convierten en un lago de lagos sin el encanto de las góndolas pero con todas las incomodidades provocadas por una planificación […].