Madrugá Borroka
19/04/2017
Era demasiado bonito: una Semana Santa plena, con una climatología excepcional para la venta de granizadas y helados, sin incidentes reseñables más que el de las consecuencias para los cuerpos serranos del calor reinante.