ENTREVISTA | HUELGA FEMINISTA 8M

Charo L. Gálvez: “El verdadero éxito del feminismo es cambiar el día a día de las mujeres”

Alba C. de la Hoz - 08/03/2018 01:52:16
Charo Galvez-min
Entrevistamos a la portavoz de la Plataforma 8 de marzo Sevilla, Charo L. Gálvez sobre el contexto y los motivos de esta jornada histórica.

Las 48 mujeres asesinadas por violencia machista el pasado año. La brecha salarial entre hombres y mujeres. Las agresiones y explotación sexual que sufren las niñas y mujeres refugiadas. La tasa rosa. Los piropos de desconocidos por la calle. Los puestos directivos, para ellos. Las tareas del hogar y la atención a personas dependientes, para ellas. La explotación de la imagen de la mujer como reclamo comercial. Las zancadillas sobre el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. La inseguridad al volver a casa de noche y el miedo a tropezar con otra manada. El “ni feminismo ni machismo”.

Son situaciones de desigualdad por las que este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el movimiento feminista pide a todas las mujeres que paren y salgan a la calle para demostrar que sin nosotras el mundo no funciona. En Sevilla la manifestación partirá desde la Plaza Nueva a las 19.30 horas hasta la Alameda de Hércules, una acción convocada por la Plataforma 8 de marzo Sevilla, con cuya portavoz, Charo L. Gálvez, conversamos a continuación.

Nuestro país vive este jueves su primera huelga feminista, ¿cuáles son las reivindicaciones de la Plataforma de cara a este 8 de marzo?

Desgraciadamente nuestras reivindicaciones son las mismas que el año pasado porque la situación no ha cambiado. Sí es cierto que este año queremos dar más protagonismo a temas como la desigualdad en las mujeres refugiadas. Pero en general, nuestra reivindicaciones son las mismas, la desigualdad de las mujeres y que el hecho de ser mujer es objeto de, no solo de una función desigual en la sociedad, sino que también es una posición que crea vulnerabilidad, y claro, esta vulnerabilidad es mucho mayor cuando hablamos de mujeres en determinadas culturas o sociedades.

Ninguna institución dedica una parte sustancial de su presupuesto a políticas de igualdad

No existe una paridad real de hombres y mujeres en la sociedad, ni en las empresas, ni en la economía. Necesitamos igualdad salarial y en los puestos de trabajo. Tampoco tenemos plenos derechos porque la interrupción voluntaria del embarazo sigue sin estar asegurada para todas las mujeres. Seguimos siendo ciudadanas de segunda y que no hay una igualdad real -ni formal- entre mujeres y hombres. En nuestro país no, pero en otros sigue existiendo hasta una desigualdad legal entre ambos sexos.

De todos los ejes de la huelga quizá el más desconocido sea la huelga de consumo.

Sí. Las mujeres somos objetos directos de captación por parte del consumo en todo lo relacionado con la vida diaria porque somos nosotras las que decidimos sobre alimentos, productos domésticos… Lo que se quiere demostrar con esta huelga de consumo es que si las mujeres dejamos de consumir tenemos la capacidad de hacer que muchas estructuras se tambaleen.

Una de las consecuencias más graves de esta desigualdad es la violencia machista. Muchos coincidimos en que la batalla contra esta lacra se libra en las aulas, en la educación de los más pequeños. Sin embargo, en 2017 creció un diez por ciento el número de adolescentes víctimas de violencia de género atendidas por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM). ¿Cuáles cree que deben ser las acciones para lograr frenar estas cifras?

La violencia es el resultado más trágico de la desigualdad de género. En primer lugar hay que cambiar el tipo de enseñanza que se da en las aulas, y eso se consigue de muchas maneras, entre ellas desde el lenguaje, donde las mujeres siguen estando excluidas. También desde los libros de texto, donde se sigue excluyendo a las mujeres en ámbitos como la historia, la literatura o la ciencia. Esto hace que niños y niñas vean una sociedad en la que los que dirigen el mundo son hombres. En el ámbito de la docencia, un porcentaje muy grande son mujeres, sin embargo escenificamos ese poder masculino cuando la mayoría de los directores son hombres, por ejemplo.

La RAE es una de las instituciones más patriarcales de nuestro Estado.

Temas como la prostitución o los vientres de alquiler, donde damos el mensaje a los más pequeños de que las mujeres se pueden consumir y son mercancía a disposición de los hombres o que son utilizadas como recipiente para poder satisfacer los deseos de otros de perpetuar su especie. Pero además de en las aulas, la educación de los niños y niñas es en la familia, y hoy en día hay que sumarle en los medios de comunicación o en la redes sociales. Y si en estos espacios todo sigue siendo predominantemente masculino y misógino es muy difícil cambiar.

¿Considera suficientes las medidas para la lucha contra la violencia de género que llevan a cabo organismos como el IAM o el área de Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla?

Ninguna institución dedica una parte sustancial de su presupuesto a políticas de igualdad. No hay grandes diferencias en cuanto a dotación económica respecto a los partidos de diferente signo que pasan por el Gobierno. Puede haber mejor voluntad, cuando no es un gobierno conservador da una imagen hacia la sociedad de que la igualdad es algo importante pero la política son presupuestos. Basta de publicidad, hay que demostrar la voluntad política con presupuestos.

Charo Galvez 2-min

 

Lo que le pedimos a los partidos es que esa responsabilidad que tienen que tener el 8 de marzo siga estando en el día a día de sus agendas políticas

Nunca antes se había hablado tanto sobre feminismo. ¿Está el feminismo de moda?

Si alguien ve que ser feminista le suma votos – a cualquier nivel- y lo aprovecha, bienvenido sea, creo que refleja que estamos empezando a cambiar esa concepción de que el feminismo es sinónimo de todo lo malo de este mundo.

El compromiso con el feminismo de algunas caras conocidas es bueno, pero esto no puede ser una moda que el año que viene se sustituya por otra cosa, sino que tenemos que aprovechar que “estamos de moda” para que ese discurso cale en la sociedad y podamos cambiar el día a día de las mujeres, que es lo que realmente importa.

¿Qué opina sobre el denominado “feminismo chic”? ¿Cree que la industria se ha aprovechado del feminismo como nicho de consumo dirigido a mujeres o lo considera positivo por dar eco a la lucha feminista y abarcar otros sectores más allá de la militancia?

El mercado va a aprovechar todo lo que tenga a su alcance. Pero lo importante es que entiendan que el sector del feminismo es tan amplio y tiene tanta capacidad para influir para dedicarle parte de su cuota de mercado. Reflexiones como la que planteas son fundamentales. Hay que tener claro que la imagen en sí misma no vale, y que detrás tiene que haber una coherencia de valores. Hay que tener mucho cuidado con los mensajes que se lanzan. Las redes sociales, por ejemplo, me parecen muy útiles pero también hay mucha facilidad para difundir mensajes que tal vez nos impiden tener un debate más profundo.

El feminismo no lucha por la igualdad frente a los derechos de otros

Recientemente, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero utilizó la
expresión “portavoces y portavozas” y reabrió la polémica sobre una fórmula que en 2008 popularizó la entonces ministra de Igualdad, Bibiana Aído. ¿Está a favor de feminizar el lenguaje frente al uso del masculino genérico? ¿Qué opina de los que lo considera esta lucha como una distracción ante la existencia de asuntos más relevantes como los que hemos tratado anteriormente?

Tengo claro que el masculino no es genérico. Cuando se habla de que hay otros problemas más importantes, digo que sí, que hay que luchar contra todos, pero quizá los otros cuestan mucho dinero y este en concreto es gratuito. No entiendo por qué hay tanta resistencia a una desigualdad como esta. Cuando un niño desde pequeño sabe que cuando se habla de niños se le está incluyendo y que cuando se habla de niñas se le está excluyendo, y esto no pasa al contrario, estamos hablamos de invisibilizar a las mujeres en el lenguaje. El lenguaje en la educación es muy relevante, las mujeres nos tenemos que sentir incluidas en el discurso.

En este tema tenemos un potente enemigo que es la Real Academia de la Lengua, una de las instituciones más patriarcales de nuestro Estado. Creo que el mejor diccionario de la lengua española es el de María Moliner, una mujer que no consiguió ser miembro de la RAE porque se pensó que no tenía méritos suficientes para serlo. Creo que este hecho evidencia qué es la Real Academia.

¿Cómo valora la implicación del Ayuntamiento de Sevilla en la huelga feminista? El Grupo Izquierda Unida presentó en el pasado Pleno municipal del 26 de febrero una moción para que la corporación municipal apoyara la convocatoria mediante la suspensión de la actividad institucional durante la jornada y facilitando la participación. La propuesta fue aprobada con el voto a favor de PSOE Participa Sevilla, e IU, Ciudadanos se abstuvo y PP votó en contra.

En este tema, creo que las protagonistas de las reivindicaciones tenemos que ser el movimiento feminista pero me parece importante que las fuerzas políticas muestren su apoyo.
Lo que le pedimos a los partidos es que esa responsabilidad que tienen que tener el 8 de marzo siga estando en el día a día de sus agendas políticas.

[Debate de la propuesta a partir del minuto 40:42]

¿Se puede ser feminista y de derechas?

Me parece incoherente. En el ADN del feminismo está la igualdad y no creo que la derecha sea la máxima defensora de los valores igualitarios. El feminismo pide respeto hacia los derechos de las mujeres, en temas como el derecho al aborto. Cuando la derecha pone en cuestión la capacidad de decidir de las mujeres es complicado que sea feminista. Igual de difícil me parece, desgraciadamente, que alguien que no es feminista sea de izquierdas. Me refiero a organizaciones políticas y sindicales de izquierdas que en sus estructuras no hacen todo lo que pueden por luchar contra la desigualdad.

Me parece incoherente ser feminista y de derechas

El término feminismo se usa para designar la lucha a favor de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. ¿Por qué hay quien lo equipara con el machismo? ¿Cree que la culpa la tiene el término en sí, por tener implícito un género en el nombre?

No, es un tema orquestado desde siempre tratando de desprestigiar al movimiento feminista. El feminismo no lucha por la igualdad frente a los derechos de otros. La lucha por la igualdad de las mujeres es la lucha por la igualdad de la sociedad, no hay nada que justifique un término despectivo.

¿Cómo se logra llevar este mensaje a las colectivos de mujeres más tradicionales, de los barrios, formadas en su mayoría por mujeres mayores?

En la Plataforma 8 de marzo hay mujeres de muchos pueblos de la provincia y de barrios como Alcosa, el Cerro del Águila, Triana o la Macarena. Llevamos a cabo actividades con distinto grado de profundización, en algunas analizamos detenidamente un tema en concreto como puede ser la prostitución o la explotación sexual, y en otras hacemos debates sobre asuntos más generales. Creo que las mujeres tenemos mucho camino por delante en todas aquellas cosas que son importantes como la lucha contra la violencia, y en eso coincidimos todas. Aquellas mujeres que menciones, más tradicionales, que durante años les ha costado trabajo llamarse feministas, son capaces de visualizar que ese mensaje más trasgresor que otra gente podemos seguir, es necesario. Ellas, con su discurso, llegan a más mujeres que quizá otras no llegamos. Somos complementarias.

Es importante que la sociedad sevillana vea que somos miles y miles de personas las que estamos en la calle reclamando igualdad real ya

¿Cómo cree que va a reaccionar la sociedad sevillana ante una cita así?

Creo que va a ser respetuosa con las acciones que se van a llevar a cabo y con quien opte por participar en las acciones convocadas, los paros, la huelga de 24 horas o la manifestación. Hace unos años esto no hubiera sido posible o se hubiera visto como algo descabellado. Espero que la manifestación sea un éxito y que aglutine a mujeres distintas generaciones, cada vez asiste más gente joven. Es importante que la sociedad sevillana vea que somos miles y miles de personas las que estamos en la calle reclamando igualdad real ya. El feminismo tiene que estar inmerso en nuestras vidas para transformar esta sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*