El Gran Poder con los más vulnerables

Alba C. de la Hoz - 29/03/2013 01:19:04

De un tiempo a esta parte, las hermandades y cofradías de Sevilla están cambiando sus tradicionales bolsas de caridad, comenzando a buscar soluciones en lugar de solo paliar los problemas. Las primeras zancadas de esta nueva situación de ayuda, se han dado, por ejemplo, en la Hermandad del Gran Poder con el Centro Integral de Empleo ‘Nuestro padre Jesús del Gran Poder’, en el que los hermanos de esta cofradía se ofrecen para realizar actividades de voluntariado, se responsabilizan de su mantenimiento y lo apoyan económicamente.

Este centro, situado en la calle Don Remondo de Sevilla, nació en el año 2000 como fruto de la colaboración prestada entre esta hermandad y Cáritas Diocesana, y desde el citado año se persigue facilitar la inserción socio-laboral de colectivos en situación de vulnerabilidad o exclusión social.

Para ello, se realizan actividades de formación y orientación, tanto de forma personalizada, como dirigidas a una colectividad y destinadas a que las personas que lo requieran, adquieran y desarrollen capacidades y habilidades que le permitan conseguir y mantener un empleo. “Nuestro trabajo consiste en desarrollar habilidades de empleabilidad, es decir, aquellas capacidades que permiten que una persona sea capaz de buscar, conseguir y mantener un empleo” explica a Sevilla Directo Mónica Salido, directora del Centro Integral de Empleo Nuestro padre Jesús del Gran Poder, “se trata de intentar que las personas que acuden y tienen una trayectoria vital compleja, empiecen a plantearse sus objetivos laborales y cuando ya están en ese momento, comienza nuestra parte de prospección, buscando recursos para que ellos puedan acceder al empleo de forma autónoma”. O lo que es lo mismo, sin dejar de dar peces para comer, enseñar a utilizar la caña para que estas personas puedan pescar por sus propios medios.

Esta inserción laboral se consigue con la ayuda de orientadores, psicólogos, trabajadores sociales y voluntarios que llevan a cabo talleres cuyos objetivos son fomentar la motivación para iniciar la búsqueda activa de empleo, aprender a realizar currículum y actualizarlos cuando sea necesario, preparar entrevistas de trabajo, entre otros. “Desde hace unos años hemos cambiado algunos aspectos de la ayuda que prestamos porque nos dábamos cuenta que había personas que recibían el servicio de orientación y cuando pasaba un tiempo y se volvían a quedar en paro, había que empezar de cero. Nuestra idea es que las personas no necesiten volver a un recurso así, sino que lo puedan hacer por sí mismas” nos cuenta Mónica.

A raíz de la crisis económica por la que actualmente pasamos, comenta Mónica, “existe mucha más demanda de información, el número de personas que se acercan a nosotros preguntando qué pueden hacer ha crecido, y sobre todo en Cáritas parroquiales, que son los que están al frente de la vivencia de la realidad y es donde están sintiendo más los efectos de la situación actual”.

El pasado año, el Centro Integral de Empleo Nuestro padre Jesús del Gran Poder atendió a un total de 898 personas, de las cuales 125 han logrado conseguir un empleo. “Son buenas cifras, pero nuestro objetivo no es la obtención de empleo, sino que estas personas, que para otros centros o entidades son casos perdidos, estén preparadas para conseguir un trabajo, que sepan hacerlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*