URBANISMO

Fajardo: “Reclamamos al Ayuntamiento un estudio de movilidad serio e imparcial del impacto de Palmas Altas”

Juanma Moreno - 07/07/2017 01:24:48
Antonio Fajardo slider
La Consejería de Medio Ambiente resolvió favorablemente la solicitud de autorización ambiental del centro comercial Palmas Altas promovido por Lar España. Ese dictamen se fundamenta en varios informes pero la Asociación Parque Vivo del Guadaíra critica que el estudio de impacto ambiental, que incluye estudios de movilidad y tráfico, son documentos aportados por el promotor y utilizan indicadores erróneos. El siguiente paso tras la autorización ambiental de la Junta es la concesión de la licencia de obras por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla.

La Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Sevilla emitió el pasado 26 de mayo un dictamen favorable sobre la “autorización ambiental unificada abreviada” solicitada en diciembre de 2016 por Lar España Shopping Centres VIII para el centro comercial y de ocio Palmas Altas junto a Los Bermejales.

Esta solicitud de autorización ambiental del proyecto de construcción del nuevo centro comercial en Sevilla había recibido alegaciones por parte de la Autoridad Portuaria de Sevilla, de Ecologistas en Acción, de la Confederación Provincial de Comercio, Servicios y Autónomos de Sevilla (Aprocom), y desde la Asociación Parque Vivo del Guadaíra. El presidente de esta entidad ciudadana, Antonio Fajardo, advierte de que “ya no existen obstáculos para que el Ayuntamiento otorgue licencia, salvo que el informe de la Demarcación de Carreteras del Estado plantee nuevas objeciones, o se acuda a la vía judicial para intentar parar su tramitación”.

Por su parte, la asociación a la que representa descarta emprender una batalla por vía judicial. “No entra dentro de nuestros horizontes porque somos una asociación sin recursos para ello y el proyecto avanza en apariencia ajustado a las normas”, apunta en este sentido. Sin embargo, más allá de la corrección legal del proceso, desde Parque Vivo Guadaíra lamentan el bajo nivel de exigencia por parte de las distintas administraciones públicas implicadas y, en concreto, denuncian que los estudios aportados sobre el impacto medioambiental y de movilidad del centro comercial “basan en datos irreales y tienen importantes carencias técnicas”, por lo que piden responsabilidades al Ayuntamiento.

“Exigimos al Ayuntamiento que promueva un estudio de transporte y movilidad más serio, y que este aspecto capital no se fundamente en un estudio de parte, más aún si consideramos que el propio alcalde ha definido Palmas Altas como uno de los proyectos claves de su legislatura” denuncia Fajardo. El representante de la entidad ciudadana critica que “en el tema de transporte, que es clave en este proyecto, no se ha realizado por las administraciones ninguna objeción al estudio presentado, dando por buenas las propuestas de la promotora”.

Recreación virtual del futuro centro comercial Palmas Altas.

Recreación virtual del futuro centro comercial Palmas Altas.

En esa línea apunta también a la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio como emisor de la autorización ambiental. “Medio ambiente ha sido poco exigente, se escuda en la contestación a nuestras alegaciones en la falta de datos más allá de los que aporta la promotora y roza la dejación de funciones” señala Fajardo.

Medio Ambiente reconoce que no dispone de más datos que los aportados por el promotor

En el documento de respuesta a las alegaciones formuladas por la Asociación Parque Vivo del Guadaíra, consultado por Sevilla Directo, Medio Ambiente responde lo siguiente cuando la entidad ciudadana alega que los datos empleados en el estudio de impacto ambiental no son realistas al minimizar el número de viajes en vehículo privado: “Desde esta Delegación territorial no se dispone de datos para cuestionar la información aportada por el interesado relativo al estudio y modelización del tráfico previsto”. La contestación sigue señalando que “como cualquier estudio predictivo, cuenta con una componente variable de difícil cuantificación”. “Según comunica el interesado el documento incluye un exhaustivo estudio de tráfico que establece unos flujos de movimiento entre los que se han considerado los ya existentes” y alude que la autorización ambiental emitida incluye un plan de control.

Debido a estas respuestas, donde Medio Ambiente reconoce que no dispone de más datos que los aportados por el promotor y donde reconoce la dificultad de medir con exactitud las distintas variables que afectan al tráfico, Parque Vivo del Guadaíra insiste en la necesidad de obtener datos fidedignos que cuestionen y contrasten los datos aportados por la parte interesada. Es en este apartado donde exigen al Ayuntamiento de Sevilla que impulse este trabajo de manera rigurosa.

Estudio de tráfico e impacto en la movilidad

Entre las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción se señalaba que el estudio de tráfico presentado por el promotor estima 53.923 viajes diarios en vehículo privado, una cifra que, consideran, “no parece realista”. Ecologistas asegura que la realidad está en torno a 71.110 desplazamientos, y por ello, reclama también un estudio riguroso que incluya el efecto en desplazamientos provenientes desde Dos Hermanas y Montequinto.

A juicio de la Asociación Parque Vivo del Guadaíra, el estudio del tráfico y la movilidad aportado por el promotor del proyecto muestra “escasa solvencia y está basado en datos desfasados del año 2011 e irreales, que minimizan el impacto del tráfico generado previsiblemente por el nuevo centro comercial”. Por ello, esta entidad ciudadana entiende que las medidas correctoras anunciadas por Medio Ambiente “carecen de fundamento”. Además, Fajardo señala que el propio dictamen sobre la autorización ambiental “manifiesta que el tráfico no es un asunto de la competencia del estudio de impacto ambiental”. En efecto, Medio Ambiente se desmarca del perjuicio que este centro comercial provoque en el tráfico de la ciudad y expresa que “no es competencia de esta Delegación Territorial evaluar las repercusiones sobre el tráfico, aunque sí los efectos ambientales derivados del mismo”.

Terrenos entre Los Bermejales y Puerto Sevilla donde se ubicará el centro comercial Palmas Altas.

Terrenos entre Los Bermejales y Puerto Sevilla donde se ubicará el centro comercial Palmas Altas.

El estudio de movilidad presentado por Lar España al solicitar la autorización ambiental responde, en parte, a una reclamación realizada en una etapa anterior, cuando Parque Vivo del Guadaíra y Bermejales Activa, la Autoridad Portuaria de Sevilla, Ecologistas en Acción, A Contramano-Asamblea Ciclista y Metrovacesa Suelo y Promoción SA, realizaron alegaciones a la modificación del estudio de detalle de la parcela prevista para este proyecto (ZE N1 del SUNP-GU-1, de 123.400 metros cuadrados con 60.000 edificables) y pedían soluciones en clave de accesibilidad, ya que el centro comercial se proyecta en la confluencia de la SE-30, la A-4, la Avenida de La Raza y los accesos al Puerto y el barrio de Los Bermejales.

Entre las medidas de accesibilidad peatonal al centro comercial el proyecto propone crear accesos desde la que denomina “Avenida Palmas Altas”, que sería el acceso principal de público coincidiendo con la rotonda sureste y enlazando con una de las plazas interiores del edificio. Y, además del acceso desde el aparcamiento subterráneo, los promotores prevén la prolongación del carril bici y la construcción de un puente elevado desde el barrio de Los Bermejales hasta el centro comercial (pasarela peatonal-ciclista).

Volviendo al estudio de tráfico aportado por la empresa promotora, en su diagnóstico, señalaban que “la situación más crítica se da en la hora punta de mediodía” y se referían a las retenciones producidas en la SE-30 sentido Huelva y en la glorieta SE-30 Norte de Bermejales, pero subrayaban que “se trata de una deficiencia estructural independiente del nuevo desarrollo urbanístico”.

Así, de cara al impacto en la zona que provocaría la puesta en funcionamiento del centro comercial proponen dos alternativas: la primera se basaba en crear un carril de incorporación directa al centro comercial desde la rotonda sur, y la segunda, a la postre la considerada mejor porque genera un impacto menor a las carreteras estatales, proyecta la creación de un carril de incorporación directo desde la SE-30 que conecte el centro comercial mediante un túnel desde la Avenida de la Raza y bajo la rotonda sur.

Además de este paso inferior, el promotor presenta otras actuaciones complementarias de movilidad como una acceso en superficie desde la Raza, el desdoble del viario local, un tercer carril en la rotonda de la Avenida de la Raza, el carril de acceso directo desde la rotonda sur del enlace de la SE-30 o mejoras destinadas a agilizar el aparcamiento de vehículos dentro del centro y prevenir retenciones.

Antonio Fajardo explica que “este proyecto de movilidad tiene puntos muy débiles, insolventes, y está hecho sobre aforos desfasados y sin considerar novedades en materia de movilidad desde el año 2011. Además, presupone que un 20 por ciento de los usuarios del centro comercial irán en transporte público o andando”. Datos irreales a su juicio.

Igualmente, Fajardo apunta que el estudio de tráfico propuesto por el promotor “minimiza también la incidencia de la movilidad generada en todo el sector de Palmas Altas-Norte (Abengoa, Universidad Loyola) y con las instalaciones portuarias de la carretera del Copero”. El estudio presentado estima 6.330 viajes diarios a estos espacios colindantes, lo que Fajardo califica como “muy inferiores a la situación actual por lo que se producirán presumiblemente  unos efectos muy negativos sobre este estratégico nudo de tráfico, que redundará en la accesibilidad de todo el sur de la ciudad”.

Entre las medidas de movilidad aportadas por Lar España se alude a la línea 3 de metro y a la conclusión de la SE-40

El estudio de tráfico aportado por Lar España alude también a otras opciones en materia de movilidad dependientes del Ayuntamiento de Sevilla. Así, señala medidas como colocar “tres o cuatro estaciones” de Sevici, implantar un servicio de bicicleta compartida, ampliar la red de Tussam, en concreto la línea 34, establecer una línea de autobús privada que conecte el centro comercial con el centro de la ciudad o promover el uso compartido del vehículo privado mediante una web. Además mencionan la construcción de la línea 3 del metro y la finalización de la SE-40 como otras medidas favorables en materia de movilidad, pese a su inviabilidad a medio plazo.

Consecuencias de Palmas Altas en la calidad del aire y la contaminación acústica

Asimismo, Parque Vivo insiste en que el impacto ambiental del centro comercial no se restringe a sus efectos en la movilidad, sino también en la calidad del aire y en la contaminación acústica. Con respecto a las consecuencias en la calidad del aire, Fajardo subraya que en el mes de marzo su asociación ha demandado a Medio Ambiente un informe sobre la calidad del aire en Los Bermejales que mide una estación ubicada en este barrio, sin que por el momento hayan obtenido contestación, “incumpliendo la Ley de Transparencia que  obliga a las administraciones públicas a proporcionar la información reclamada que sea de interés público” recuerdan desde Parque Vivo.

Fajardo explica a Sevilla Directo que el estudio de impacto ambiental no valora las consecuencias del centro comercial Palmas Altas en la calidad del aire de la parte sur de Sevilla y recuerda que, en respuesta a alegaciones planteadas desde su asociación sobre estos aspectos, “Medio Ambiente se vuelve a limitar a los datos aportados por el promotor”. En el caso del efecto en la calidad del aire, Medio Ambiente señala que solicitó a Lar España un modelo de dispersión de las fuentes de emisión de contaminantes atmosféricos, el cual concluye que “las emisiones generadas por el tráfico generado por la instalación del centro comercial Palmas Altas, cumplirían con los valores establecidos en el RD 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire”.

En cuanto al impacto en la contaminación acústica de la zona, un estudio realizado por la ingeniero acústica Neus Pérez Gimeno para Lar España, concluye que “la instalación del nuevo centro comercial no afectará acústicamente a su entorno más cercano estando los valores de emisión dentro de la reglamentación”.

El proyecto en Palmas Altas contempla un lago de 6.500 m2 y 1,3 metros de profundidad.

El proyecto en Palmas Altas contempla un lago de 6.500 m2 y 1,3 metros de profundidad.

En base a esos documentos aportados por el promotor, Medio Ambiente responde a Parque Vivo que “se considera suficientemente justificado este impacto” y añade que “el peticionario (Lar España) establece otras variables a la contaminación atmosférica, como son la mejora de la eficiencia en la emisión de gases de la flota de automóviles privados y la minoración de los movimientos individuales motorizados por la disponibilidad de carril-bici y una apuesta por el transporte público”.

Desde Parque Vivo del Guadaíra subrayan que el dictamen sobre la autorización ambiental “disocia transporte y contaminación, pero creemos obvio que hay una clara relación directa”. Las críticas de la entidad ciudadana también contemplan la realidad en un futuro próximo, cuando en Palmas Altas Sur se construyan las 3.000 viviendas proyectadas y sus vecinos utilicen las vías del entorno del centro comercial para desplazarse hacia la ciudad. También achacan otras debilidades al estudio de tráfico presentado por Lar, como la falta de alternativas a la incidencia que el centro comercial provocará en el tráfico de la SE-30 por el puente del V Centenario o en la A-4.

La autorización ambiental concedida por Medio Ambiente se supedita al cumplimiento de las especificaciones indicadas en el proyecto de ejecución y a los condicionantes establecidos en dicha autorización, la cual tendrá vigencia durante cuatro años (con prórroga de dos años si el proyecto no sufre cambios sustanciales), caducando si en este tiempo el promotor no inicia las obras. Unas condiciones impuestas a Lar España que “son muy vagas y no serán problema para el promotor”, afirma Antonio Fajardo.

El futuro centro comercial Palmas Altas, ¿crecimiento o especulación?

El proyecto presentado por Lar España prevé aprovechar al máximo la edificabilidad permitida, ya que el edificio del centro comercial tiene una superficie computable de edificabilidad de 59.900 metros cuadrados. El espacio contará con un supermercado, locales comerciales y de restauración distribuidos en dos plantas, servicios comunes, viales de circulación interior, aparcamiento subterráneo y en superficie, y una dotación de zonas verdes que incluye un lago. Sus promotores calculan que Palmas Altas tendrá un aforo de 23.746 personas.

Gracias a la autorización ambiental el centro comercial, que se proyecta sobre una zona delimitada como inundable, ha superado con éxito las exigencias legales en materia ambiental planteadas por la administración andaluza. Se garantizan los recursos hídricos del terreno, así como su depuración e infraestructuras de abastecimiento en base a un informe de Emasesa, y se descarta su impacto sobre el patrimonio arqueológico a través de sendos informes emitidos por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla y de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. En cuanto al impacto de este centro comercial sobre los recursos hídricos de la zona, hay que señalar que ha solicitado (aún pendiente de resolución) a la Delegación Territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo en Sevilla permiso para construir un pozo de captación de aguas subterráneas con capacidad para 7.000 metros cúbicos, destinado al mantenimiento del lago previsto dentro del proyecto.

Técnicos del Área de Medio Ambiente, Urbanismo y Transportes del Defensor del Pueblo Andaluz se reunieron el 29 de junio con representantes de la Asociación Parque Vivo del Guadaíra.

Técnicos del Área de Medio Ambiente, Urbanismo y Transportes del Defensor del Pueblo Andaluz se reunieron el 29 de junio con representantes de la Asociación Parque Vivo del Guadaíra.

Parque Vivo añade en sus críticas, presentadas también a técnicos de la Oficina del Defensor del Pueblo en una reunión celebrada el 29 de junio, que el proyecto de centro comercial para Palmas Altas es “un ejemplo de urbanismo a la carta, no sostenible y especulativo, que se está reproduciendo en otros espacios próximos al Parque Guadaíra, como grandes solares revalorizados de titularidad inicialmente pública y revalorizados por la construcción del Parque Guadaíra, en el que se están desarrollando procesos especulativos de diversa índole con escasa transparencia, nula participación ciudadana  y aparente dejadez municipal en la defensa de los intereses públicos”.

Se refieren a solares ahora ocupados por Pineda Parque o a las explanadas junto a la ciudad deportiva del Betis y frente a la preferencia del Benito Villamarín. La primera, que ocupó la residencia universitaria hasta 2013, fue fruto de un convenio entre el exalcalde, Juan Ignacio Zoido, y la Fundación del Real Betis para su explotación como complejo deportivo con equipamientos públicos, pero este acuerdo, presentado en pre-campaña electoral en 2015 nunca fue ratificado; en el caso de la explanada junto al estadio bético, con la llegada de Juan Espadas a la Alcaldía se retomaron las conversaciones con el equipo verdiblanco para dar forma al convenio firmado entre el club y el ayuntamiento en 2007, por el cual el ayuntamiento como titular de la parcela la cedía al Betis a cambio de distintas inversiones en la zona. Desde la Asociación Parque Vivo Guadaíra también critican la gestión de otros espacios cercanos al parque como son los terrenos próximos a Fremap y destinados a la construcción de una escuela de golf, los cuarteles de la Avenida de Jerez y los ocupados por viveros en el Cortijo de Cuarto.

Antonio Fajardo explica que la labor que desempeñan en la Asociación Parque Vivo del Guadaíra es un trabajo orientado al interés general y al desarrollo desde criterios sostenibles. Entre sus objetivos están fomentar el debate ciudadano ante cuestiones que afectan directamente a su bienestar y exigir a las administraciones públicas actuaciones responsables y de control ante proyectos urbanísticos presentados, normalmente, desde argumentos simples y cortoplacistas de creación de empleos, o por su estado abandonado, pero con costes ambientales, territoriales y sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*