V FESTIVAL DE SWING

Ivan Pivotti: “El swing es algo que llena de alegría en el instante en el que empieza a escucharse”

Barranquero Maya - 30/03/2017 03:21:35
Ivan Pivotti y Samuel Rigal Ivan Pivotti y Samuel Rigal
Este viernes comenzará la que será quinta edición del Festival de Swing de Sevilla, que desplegará durante tres días actividades en torno a la cultura de este género musical. Destaca el primer concierto en España de Tamar Korn así como el tradicional pícnic en Gines. También tendrán lugar los tradicionales talleres de baile, de música y de voz así como el mercadillo de moda vintage.

Nos ha estado llegado desde el sur de los EEUU, especialmente New Orleans, desde aquellos finales años 20 principio de los 30 del siglo pasado, desde esa combinación francesa-afroamericana, con sus ritmos a veces suaves a veces vertiginosos pero siempre cálidos, embaucadores, arrastrando buena parte de la tradición del jazz, llevándose por delante buena parte de nuestra cultura contemporánea, apegándose a ella de tal forma que ya es difícilmente disociarla de las mejores postales de mundos como el cine o la literatura, haciendo bailar incluso a los que no bailan, perdiendo eso sí su carácter popular, quizás para conservar su esencia.

“El swing es algo que llena de alegría en el momento, en el instante en que empieza a escucharse, y de hecho, si te das un paseo por cualquier actividad del festival, ves siempre gente sonriendo, es un buen rollo tremendo en todas partes, esto puede ser el común denominador de lo que es el swing sin ir más en profundidad de lo que es su música”, explica Ivan Pivotti, italiano, de Trieste, representante de músicos, especialmente de jazz y swing y uno de los responsables del Festival de Swing de Sevilla.

Es esa esencia la que se expandirá desde este viernes y hasta el domingo por el Cicus (Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla), por el Teatro la Alameda, llegando incluso hasta la localidad de Gines, donde el domingo tendrá lugar el fin de fiesta con el tradicional pícnic compendio de lo que es esta celebración que cumple ya cinco años, gracias al trabajo voluntario de varios colectivos y personas.

“Cuando quería bailar swing tenía que ir a Madrid, y los músicos también, pues cuando querían reunirse con amigos siempre tenían que hacerlo fuera, y queríamos tener algo de eso aquí en la ciudad”. “Ha nacido un poco por eso, queríamos tener en Sevilla una fiesta de swing grande, donde pasarlo bien y disfrutar del swing en todas sus vertientes, y nosotros como bailadores de swing también, conocer bailes y unirnos”, comenta Samuel Rigal, cubano, de La Habana, profesor de swing en la Academia Sevilla Swing Dance, y otro de los implicados en la organización del festival, quien, según Ivan, fue el primero en introducir el Lindy hop en Sevilla, otra corriente de baile dentro de la gran familia que comprende el Swing.

Samuel Rigal y Ivan Pivotti

Samuel Rigal y Ivan Pivotti

Fue allá por 2013 cuando tuvo lugar la primera edición, fruto de la voluntad de los músicos de la Asociación Musical y Cultural Crazy People, en torno a los cuales se fueron uniendo otros colectivos o profesionales como la escuela de swing de Samuel; la empresa de representación de Ivan; el grupo sevillano O Sister!Lavique y Marilene, responsables del Sevilla Swing Market, un mercadillo de ropa y accesorios vintage; la Asociación Swing and South y Javier Gutiérrez Padilla, director técnico del Cicus.

Es un presupuesto limitado y no nos permite, por ejemplo, pagar lo que es el trabajo de producción del festival, que es algo de lo que nos encargamos de manera voluntaria entre todos

Cincos años a través de los cuales han conseguido consolidar un proyecto que ya de por sí parece inmortal, habida cuenta de los recursos con los que cuenta y de como late. “Es un festival muy pobre, muy modesto, porque tenemos muy poco presupuesto”, comenta Ivan. “Mucho amor al arte”, añade Samuel. “Desde hace dos años tenemos una ayuda de parte del ICAS (Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla) y una ayuda de parte del Ayuntamiento de Gines para la actividad del domingo. Tenemos una gran ayuda y apoyo por parte del Cicus porque desde el principio nos ha cedido sus espacios y también se hace cargo de la cartelería, de la comunicación del festival, pero claro, estas ayudas junto a la taquilla que tenemos del concierto es el presupuesto que tenemos, es un presupuesto limitado y no nos permite, por ejemplo, pagar lo que es el trabajo de producción del festival, que es algo de lo que nos encargamos de manera voluntaria entre todos”, señala Ivan.

Este aumento de las ayudas por parte del Ayuntamiento ha permitido ampliar el ámbito del Festival, orientarlo hacia el mercado internacional. “Recuerdo el primer año, los dos primeros años incluso. Se trataba de un festival de músicos locales. El primer año se exhibieron además de O Sister! evidentemente, otros grupos de Sevilla. Luego hemos mirado hacia Barcelona, Madrid, hacia grupos que venían de otros focos swing más importantes que Sevilla, y desde hace tres años el festival se ha internacionalizado, porque hemos llamado por lo menos a una cabeza de cartel, a una artista extranjero”.

Hay muchos festivales que solo son de música o solo son de bailarines, nuestro festival es atípico respecto a eso, es un festival de cultura swing

Este año será Tamar Korn con su banda, Kornucopia, quien protagonice el festival el sábado con un concierto en el Teatro Alameda y con un taller de voz en el Cicus. “Será la primera vez que cante en España, nunca ha pasado antes y es algo que nos enorgullece mucho”. Además, el festival ha aumentado su número de asistentes tanto en los conciertos como en los talleres de baile. Una muestra, según comenta Ivan, ha sido la rapidez con la que se han agotado las entradas para el concierto de Tamar Korn. Y en estos años también han aumentado las actividades con el mercadillo, con las masterclass de música, con más conciertos y más disciplinas en las clases de baile.

Estamos ya en el mapa de los festivales de swing del mundo

“Mas profesores, también, que siempre hemos optado por solo dos profesores y este año hemos duplicado, traemos cuatro profesores y se ha internacionalizado. El primer año solo hubo clases de iniciación, el segundo año trajimos profesores de Barcelona y este año vienen de Argentina, Italia, Israel y de Lituania, y hay público asistente hasta de Corea, viene mucha gente, estamos ya en el mapa de los festivales de swing del mundo”, comenta Samuel, quien destaca especialmente del festival, como signo diferencial, su combinación entre música y baile. “Nuestro festival es único, hay muchos festivales que solo son de música o solo son de bailarines, nuestro festival es atípico respecto a eso, es un festival de cultura swing”.

Por todo ello el futuro del festival se observa con la confianza que dan las cosas que se hacen por pura querencia. “Sí, yo creo que sí, con o sin presupuesto, hemos hecho el festival y lo seguiremos haciendo, no sé si es inmortal, pero tiene un público muy fiel, y aunque no conozcan los profesores o los artistas que vienen, la gente tiene una cita segura en Sevilla el primer fin de semana de abril, y es algo que conoce la comunidad swing y conocen los sevillanos y que queremos que siga por mucho tiempo”, comenta Ivan.

swing5

Tanto Ivan como Samuel llegaron a Sevilla por amor, según explican. El primero llegó por primera vez en 1997, y después, en 2001, retornó para quedarse. Samuel llegó hace cinco años. “Sevilla te captura y creo que por ese amor que le tengo a Sevilla, intento que esto cale aquí. Yo quiero vivir aquí y quiero que Sevilla baile swing”, comenta Samuel.

Su primer contacto con el swing fue en su ciudad natal, a través de bailarines de los años 50. “Lo que me impresionó en los primeros contactos fue su alegría y sus ganas, incluso cuando vas a un concierto de swing, aunque sea de una banda con música más triste, siempre es alegre, es un poco el espíritu del origen, en los años 30, después del crack del 29, para alegrar a la gente que estaba en lo más bajo”.

Por su parte, Ivan llegó al swing a través de su agencia de representación y de O Sister! “Siempre me ha interesado más el jazz más contemporáneo y más de vanguardia, pero a raíz de abrir mi propia agencia de contratación aquí en Sevilla, conocí a O Sister!, que por aquel entonces estaba buscando un representante, y empezamos a colaborar juntos. Me metí más en este mundo y vi que es un mundo de lo que se trata, porque hay muchos estilos y además está remontando en los últimos años”.

Como recomendaciones para los no iniciados, porque para los iniciados se supone que es este un camino ya recorrido, Ivan aconseja, más allá de la banda sevillana O Sister!, por supuesto, retrotraer el oído a los orígenes y a los clásicos como Benny Goodman y Sidney BechetDuke Ellington, Louis Amstrong, Glenn Miller, comenta Samuel.

“Duke Ellington era músico base del Cotton Club, es como si en el Naima, por hacer una metáfora con Sevilla, todos los miércoles tocara un pedazo de músico que tú dices: “Madre mía, todos los miércoles está tocando aquí este señor” ”. La invocación al Naima provoca cierta desazón respecto a la falta de locales con este ambiente en Sevilla. “A raíz del festival tenemos eventos puntuales y muchas veces nos unimos y hacemos como un feed-back sobre que organizamos un concierto, me parece maravillosa esa unión”, explica Samuel. “Y pasa a veces lo que hace Samuel, lo que llama ‘Clandestinos’. Os habréis topados con bailarinas de swing de noche con un carrito y un amplificador, esos son los clandestinos de Samuel, a falta de bares, calle”, relata Ivan.

Pero por el momento, antes de tirar a la calle, hay que tirar hacia el Cicus y hacia Gines, en invitación expresa de Ivan a todo aquel interesado. “Que vengan a Gines el domingo al medio día, en el parque de Gines habrá un resumen de todas las actividades que se han hecho en Sevilla y de las que, desafortunadamente para ellos y afortunadamente para nosotros, las entradas están agotadas. Eso sí, también invitan a la fiesta prevista para el sábado a mediodía en el Cicus, donde actuará Jazz de Marras, así como al concierto de The Dixielab el viernes por la noche también en el Cicus. Además aún hay plaza para algunas clases de instrumentos.

Precaución por tanto al trompetazo de salida del festival este viernes, puede ser difícilmente resistible hasta para los pies más perezosos y para los carácteres más sombríos. Hagan la prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*