BIENAL FLAMENCO 2014

La Bienal de Flamenco no ha sido un “éxito de resultados”

Sevilla Directo - 16/10/2014 10:48:52
Rueda de prensa de balance de la Bienal 2014. / Antonio Acedo Rueda de prensa de balance de la Bienal 2014. / Antonio Acedo
Un análisis de Antonio Ortega.

Cuatro días después de la clausura de la XVIII Bienal de Flamenco de Sevilla, los responsables municipales ofrecieron una rueda de prensa a bien de comunicar algunos datos que, para ellos, se presentan como los más destacables del informe de resultados y logros alcanzados en esta edición del festival. Según el balance dado a conocer, se han puesto a la venta un total de 46.089 entradas, el porcentaje de ocupación media ha sido del 96,7%, 60 de los 67 espectáculos programados colgaron el cartel de “No hay billetes”, y la recaudación por ingresos de taquilla ha concluido con un montante de 864.287 euros. El impacto económico en concepto de turismo, se ha estimado en unos 12 millones de euros. También se aporta como dato positivo la repercusión mediática que, en la prensa de diferentes géneros, ha cosechado la muestra. Pero este balance, ha dejado en blanco el apartado de futuras mejoras, y de sus propios números se desprende que el certamen no ha sido un “éxito” en la mayoría de sus parcelas, como lo calificó el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

Los números de referencia

Este informe, el más incompleto de cuantos se han publicado en las últimas ediciones, no ofrece datos comparativos con respecto a Bienales anteriores, que dejarían ver, con mayor exactitud y claridad, la medida exacta de los bienes señalados. Son más los flecos pendientes que los limados y más los datos no publicados que los dados a conocer: el ayuntamiento ha destinado un presupuesto para este ejercicio cercano a 1,5 millones de euros, pero no se especifica en cuánto se valora el montante total con el que Cristóbal Ortega, director de la Bienal, ha contado para llevar a cabo la gestión de la muestra, cuya estimación rebasa los 2 millones, ya que no se han precisado ni incluido las aportaciones dinerarias o en especie, procedentes de la Junta de Andalucía, de la Diputación Provincial de Sevilla, de las fundaciones Endesa y Cruzcampo, así como de Cajasur y de la empresa vinícola Tío Pepe, patrocinadores de un buen número de espectáculos y de actuaciones. Por una cuestión de transparencia informativa, se debería de haber detallado el porcentaje económico que se desprende de estas colaboraciones institucionales, porque no sólo incluyen un beneficio a la programación, sino también a la cuantía final de los ingresos por taquilla, cantidades que desconocemos y que al parecer forman parte de los 864.287 euros que cuantifica esta partida de resultados. Así y todo, la XVIII Bienal de Flamenco de Sevilla nos ha costado a los contribuyentes un total de 635.713 euros, cantidad que se desprende de la diferencia establecida entre los gastos y los ingresos, por lo que no ha resultado “lo comido por lo servido”, como manifestó el alcalde en aquella misma rueda de prensa. Incluso la diferencia sería aún mayor si se restase el dinero que aporta a esa cantidad la venta de entradas equivalente a los espectáculos que han pagado las citadas instituciones. La Bienal de 2012 también generó pérdidas. Para esa edición, la primera que organizaba el actual equipo de gobierno municipal, se destinó un presupuesto de 1,3 millones de euros, y los ingresos por taquilla ascendieron a 792.705,90 euros, es decir, que el saldo económico negativo de entonces asentó un desfase de 507.294,10 euros. Por esas fechas no aportaron cifras contundentes de turismo, ni de impacto económico, pero debieron ser muy bajas ya que un año después las estadísticas de ocupación hotelera del mes de septiembre exponían un aumento de 4,5% con respecto al año en que hubo Bienal.

El “éxito de resultados”, por lo tanto, no es tal: sus réditos son otros, como la promoción de la ciudad en el exterior y el impacto económico en concepto turístico, que en esta edición tampoco han sido superados. El festival es claramente deficitario y parte de un planteamiento que asume las pérdidas para luego traducirlas en “éxito”. Éste, es un lastre histórico que la gestión de Cristóbal Ortega no ha enmendado.

inauguracion8

Espectáculo inaugural de la XVIII Bienal de Flamenco de Sevilla. /Antonio Acedo

El estudio de impacto económico muestra un descenso considerable

El impacto económico por concepto turístico, queda pues en la lista de asuntos pendientes. En esta edición se ha estimado su repercusión “en torno a los 12 millones de euros”. Esta cifra, en la que el ayuntamiento justifica la inversión pública, sigue muy por debajo de las presentadas en el año 2008, que se cuantificó en 16,7 millones de euros, y las de la edición de 2010, que alcanzó los 18 millones, según plasmó el estudio del Sistema de Análisis y Estadísticas del Turismo en Andalucía (Saeta). Ninguna de esas cantidades han sido aún rebasada en las dos Bienales que han organizado los responsables actuales de la gestión pública municipal. La programación de 2010 sirve como referencia comparativa, dado que el número de días que acogió el desarrollo del certamen (30, cinco más que en esta edición) y el número de actuaciones programadas (56 espectáculos, 66 funciones) se asemejan a la clausurada el pasado día 5 de octubre.

El estudio de impacto económico, que pretende mostrar cuál es la repercusión económica de la Bienal en la vida cotidiana y profesional de la ciudad (hoteles, hostelería, tiendas, etc.), no aclara qué ocupación hotelera ha tenido Sevilla durante el tiempo de desarrollo del evento. Santiago Padilla, gerente de la Asociación de Hoteleros de Sevilla, confirma que el número de pernoctaciones “sí ha subido en el mes de septiembre”, pero desconoce “si es debido a la Bienal, porque el porcentaje de ocupación ha ido creciendo durante todos los meses desde enero con respecto al pasado año” y la asociación no cuenta con estadísticas que puedan confirmar el motivo que ha traído a algunos turistas a la ciudad en ese mes. “Pensamos que la Bienal ha contribuido en algo, pero desconocemos en qué medida, porque también ha habido celebraciones deportivas durante el mes de septiembre que han podido influir”, asegura Padilla. No olvidemos los partidos de la Copa del Mundo de Baloncesto, el partido de la primera jornada de la fase de grupo de la Europa league entre el Sevilla F.C y el Feyenoord y otros eventos deportivos como la carrera Nocturna del Guadalquivir, que suman visitantes en el mes de septiembre. Pero el ayuntamiento le atribuye los 12 millones de euros al turismo flamenco. La cifra sí pone de manifiesto una diferencia dineraria considerable en comparación a 2008 y a 2010, que lejos de inscribirse en la hoja de los éxitos, debería de aparecer en el pliego de fracasos y de cuentas pendientes. Tampoco sabemos cuál es el mapa de reparto de esos 12 millones: el balance, no lo aclara. Por ejemplo: ¿las tiendas de Torreblanca o de Palmete han vendido más durante la Bienal? ¿El hotelito de Bellavista o la pensión de la Gran Plaza han estado al máximo de ocupación en estos 24 días?¿En qué zonas están ubicados los restaurantes que se engloban el estudio? Son detalles que sería conveniente conocer para saber en qué barrios repercute la inversión y en cuáles no.

Farruquito en la Bienal 2014. / Antonio Acedo.

Farruquito en la Bienal 2014. / Antonio Acedo.

Respecto a los medios de comunicación

En el balance presentado, se informa, asimismo, de la presencia que el festival ha logrado en los medios de comunicación. Incluso se valora económicamente el impacto informativo en 9,7 millones de euros. Asegura, que las noticias generadas en prensa televisiva, el gran hándicap de la Bienal, han acumulado, entre los meses de julio y octubre, un número total de 195. Cifra que duplicó una sola televisión en las ediciones de 2010 y de 2012 respectivamente: Giralda tv, cuyas programaciones dedicaron más de 60 horas de emisión en un periodo de tiempo incluso inferior, de las que gozaron los aficionados de más de 60 países de todo el mundo a través de las emisiones en streaming, de los vídeos reproducidos en la web del propio canal y en los del servidor Youtube, lo que pone de manifiesto la importancia y el servicio público que prestaba la televisión municipal de Sevilla a los intereses de la ciudad y a la muestra flamenca. Además, el canal ejerció de agencia y exportó, de manera gratuita, imágenes a numerosos medios, entre ellos, Canal Sur Televisión, Antena 3, Cuatro, Telecinco o la Sexta. Pero Giralda fue finalmente cerrada por el mismo equipo de gobierno que hoy administra la Bienal, por unas pérdidas anuales que el festival va a superar en los próximos años si la descompensación sigue generando esas cuantías. De momento, en sólo dos ediciones, ya ha acumulado un desfase que ronda el 1.143.000 euros.

Se han acreditado, según el balance, periodistas de numerosos medios de todo el mundo, pero la realidad es que a las ruedas de prensa convocadas a diario en el Convento de Santa Clara, sólo asistía un número muy bajo de redactores, a veces, incluso inferior a cinco, y en su mayoría procedentes de medios locales, los únicos que han realizado una cobertura verdaderamente loable y digna de ser destacada por encima de las demás. Así, la parcela de comunicación, que el ayuntamiento encargó a una empresa privada dejando en segundo plano al departamento de prensa del propio festival, tampoco ha superado la repercusión mediática de otras ediciones.

El presupuesto y los datos no aportados

Con respecto al presupuesto, desconocemos también -porque no hay datos-, sí en la cantidad del 1,5 millones de euros se incluyen los gastos procedentes de los sueldos de los trabajadores destinados a la organización del festival, así como el del propio director. Según el BOP del 10 de septiembre de 2011, el sueldo de la dirección de la Bienal de Arte Flamenco sería de “57.990,52 euros” anuales. Por lo que este año aumentará el desembolso con cargo a la administración local, teniendo en cuenta que el contrato de Cristóbal Ortega seguirá activo hasta el final de la legislatura, a pesar de que la responsable de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, manifestó cuando se hizo cargo de su delegación, que debido a la crisis, el contrato de los directores entraría en vigor un año antes de la celebración del certamen y expiraría una vez concluido. Con Ortega, la consideración va a ser otra, pese a que el rendimiento de su mandato no lo refrendan los resultados. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, a expensas de las elecciones que se celebrarán en mayo del próximo año, ya lo ha confirmado en el cargo para la edición de 2016, e incluso le ha encargado la puesta en marcha de una Quincena Flamenca que se desarrollará en septiembre del 2015.

Son demasiados los apuntes que no aclara este balance de “éxitos”, que sin embargo deja de manifiesto que el consistorio no está poniendo la gestión de su festival más importante en manos de directores solventes, y que esta pasada edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla ha sido Fuente y Caudal de resultados poco convincentes.

El Lebrijano en la actuación de cierre de la Bienal 2014. / Antonio Acedo

El Lebrijano en la actuación de cierre de la Bienal 2014. / Antonio Acedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*