La Sevilla rota, incompleta y desigual a debate en La Fundición

Juanma Moreno - 04/03/2014 14:56:51

Los perjuicios sociales de las insuficiencias en materia de movilidad, las fronteras urbanas como límites de guetos o la necesidad de empoderamiento mediático por parte de la ciudadanía, han sido los ejes centrales del debate que este lunes ha tenido lugar en La Fundición ante un público que abarrotaba la sala, donde el caso de retraso social de Tres Barrios Amate ha contado con un protagonismo destacado.

La red de metro, el carril bici, los espacios verdes, Cartuja, Tussam, Polígono Sur… han sido algunos de los temas contemplados en una sesión donde el concepto de ciudadano y no usuario y su relación con el medio que habita, Sevilla, han servido como eje. Este encuentro, organizado por Iniciativa Sevilla Abierta (ISA) bajo el título ‘Propuestas para zanjar la desarticulación urbana y la fractura social’, se enmarca dentro del ciclo ‘¿Quién está pensando en la Sevilla de los próximos 20 años?’.

Con la moderación de la escritora Rosario Izquierdo, la sesión comenzó con la intervención del arquitecto y escenógrafo Juan Ruesga, director del Ruesga Theater Lab, autor de numerosos estudios sobre la ciudad de Sevilla. Ruesga hizo un repaso histórico sobre la cualidad de Sevilla como recinto amurallado hasta el siglo XIX y su posterior expansión en el siglo XX. Un crecimiento “a trompicones donde ningún PGOU se ha ejecutado en su totalidad”. En este sentido, el arquitecto incidió en la necesidad de “terminar Sevilla”, de “ejecutar los planes urbanísticos y terminar la red de metro”. Asimismo, Ruesga señalaba el concepto de movilidad como la “clave para superar la fractura social”, por encima de la “homogeneización de los barrios” en términos de equipamientos. En su ponencia marcaba la SE-30 como nueva “ronda histórica” que englobe la ciudad de Sevilla y concluía subrayando que “en Sevilla está todo previsto y planificado en transporte colectivo y equipamientos urbanos, la propuesta es: ejecútese y cuanto antes”. Una celeridad que argumentaba desde el principio comentando que “20 años no es nada en Sevilla”, ejemplificando, por ejemplo, el caso del metro, realizado tras 38 años.

Ya en el turno de preguntas, Ruesga postuló un modelo para el recinto de Cartuja como “un barrio más de Sevilla. El Distrito 12 está planificado, deben quitarse ya las vallas y comunicarse con el centro” o alabó las posibilidades de la peatonalización de calles para reactivar los barrios, “como en el caso de Los Remedios con la calle Asunción”. Antes de terminar, Ruesga también criticó las modificaciones de Zoido en el PGOU donde “se quita a edificios donde hubo uso cultural su calidad de equipamientos culturales, con lo que pierden su protección y pueden ser vendidos”. Además, Ruesga subrayó su concepto de ciudad como “espacio abarcable en una hora de transporte como máximo, todo lo demás es salirse del concepto ciudad”, puntualizó.

A continuación, la arquitecta y paisajista Reyes Gallegos, coordinadora de La Ciudad Viva, inició su intervención denunciando el aislamiento urbano de Polígono Sur, “donde hace ya 20 años se prometió el soterramiento de las vías y aún no se ha materializado por intereses de barrios como Bami, Heliópolis o de centros hoteleros”. Asimismo, Gallegos criticó que “Sevilla es una ciudad diseñada para el coche, insegura y fragmentada socialmente”. En su discurso también advirtió del riesgo de desaparición del pequeño comercio por el impacto de las grandes superficies y mostró una batería de propuestas en base a un modelo urbano marcado por la movilidad alternativa y el transporte público. Además, Reyes Gallegos, defendió la posibilidad de establecer un “anillo verde metropolitano” con protagonismo para los huertos sociales y el agua. Entre sus propuestas para la Sevilla de dentro 20 años destacaban también el impulso del reciclaje, la eliminación de barreras físicas, el alcance de los servicios municipales a todos los barrios de la ciudad, la promoción del trabajo en red, una gestión más transparente o la defensa de fórmulas alternativas de financiación como el crowdfunding libre o proyectos de economía social.

Otro de los ponentes en esta sesión ha sido Pedro Jiménez, socio fundador de Zemos98 y coautor del proyecto Educación Expandida. Tras reivindicar una participación mayor de mujeres en estos encuentros, siguió su presentación hablando de la ciudad como “espacio de conocimiento compartido y lugar de socialización activo desde la interacción humana”. Jiménez destacó la importancia de entender la ciudad como un “proceso de construcción colectiva, como un espacio de lugares y saberes compartidos”. Asimismo, explicó que “los procesos de exclusión también se producen en los espacios mediáticos, hay una nueva exclusión mediática sevillana y la solución es el empoderamiento mediático de primer orden para mostrar estas realidades”. En base a este argumento, Jiménez explicaba la importancia de invertir conceptos asumidos como el de TIC –Tecnologías de la Información y la Comunicación- por el de CIT, anteponiendo la idea de comunicación, “pues el orden es importante”. Como ejemplo de esta nueva metodología educativa, que entiende que “lo mediático nos vertebra más que lo urbanístico”, Pedro Jiménez compartió la experiencia realizada en el IES Domínguez Ortiz, a través de un banco común de conocimiento.

Con la intervención de Francisco Javier Aguilar, miembro de la Plataforma Tres Barrios-Amate, llegaría el turno de tratar un claro y vergonzoso caso práctico de mano de una de sus víctimas. Aguilar hizo un repaso de la historia de Tres Barrios Amate, donde describió como la escasez de equipamientos, recursos sociales y deficiencias urbanísticas de estos barrios han propiciado la creación de una de las zonas más deprimidas de Sevilla. El contenido de la ponencia de Aguilar coincide con el trabajo Una deuda histórica, publicado por este medio en el especial informativo dedicado a Tres Barrios Amate. Esta plataforma ciudadana denuncia que “la Junta de Andalucía de manera sistemática se niega a ratificar el plan integral estudiado para esta zona y acordado en 2007”, y critican que las actuaciones realizadas hasta la fecha –destacan la creación de un centro de formación, la instalación de una UTS y la rehabilitación de Nuevo Amate- son un “parcheado insuficiente”. Para exhibir esta situación de “desinterés desde la administración”, Aguilar puso el ejemplo de la rehabilitación de Los Pajaritos, para cuyo proyecto el Ayuntamiento solo ha destinado 30.000 euros en 2014. Asimismo Aguilar entiende que “actualmente es el momento para grandes dotaciones presupuestarias”, pero lamenta que “en tiempos de bonanza era la ocasión de haber aprovechado y no se hizo”. Tres Barrios Amate está incluida dentro de las Zonas con Necesidades de Transformación Social de Sevilla; el paro, el fracaso escolar e incluso las necesidades alimentarias son rutina en unos barrios donde la acción solidaria de entidades sociales es fundamental ante la insuficiente gestión de la administración. “El horario de la UTS es de 9.00 a 11.00 horas y desde las 6.00 ya hay gente en la puerta”, denunciaba Francisco Javier Aguilar como muestra de la demanda de servicios sociales en la zona.

Este encuentro, organizado por Iniciativa Sevilla Abierto (ISA) bajo el título ‘Propuestas para zanjar la desarticulación urbana y la fractura social’, se enmarca dentro del ciclo ‘¿Quién está pensando en la Sevilla de los próximos 20 años?’.  Se trata de un proyecto de inteligencia colaborativa que culminará el 31 de marzo cuando ISA presente el documento ‘Ideas por Sevilla’ que aglutinará las propuestas aportadas por profesionales y ciudadanos durante ocho sesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*