REPORTAJE

Los hermanos Hergueta sitúan a la esgrima sevillana en primer plano nacional

Juanma Moreno - 01/07/2018 00:14:58
Adriano y León, de 10 y 12 años, se han proclamado campeón y subcampeón de España respectivamente en la modalidad de florete. Un destacado logro debido al modesto contexto de la esgrima andaluza y a que emana de una escuela municipal frente a la solera de las salas de armas de Madrid y Cataluña.

El choque de hierros y el sonido eléctrico de las estocadas predominan en una sala arropada por caretas enfiladas, chaquetillas raídas y trofeos que descansan sobre armarios que guardan los útiles para la práctica de la esgrima. Sables, espadas y floretes cuelgan de unas paredes que son testigos de la evolución de la mejor cantera de esgrima de Andalucía.

No cuentan con las lujosas estancias donde Scaramouche blandía su florete, ni con el pedigrí de las salas de armas más antiguas de Europa, pero en la Escuela Municipal de Esgrima de Tomares Aljarafe XXI rezuma la esencia del deporte de base: la pasión, el esfuerzo y el espíritu de superación. Unos valores que esta temporada se han traducido en 52 medallas autonómicas y siete nacionales.

Toda una hazaña de los pupilos de Alfonso Sánchez, maestro de armas de la escuela. Un grupo formado fundamentalmente por jóvenes de entre ocho y 18 años, además del grupo adulto de espada. Entre ese grupo de esgrimistas esta temporada han brillado con luz propia los hermanos Hergueta, León y Adriano, Adriano y León, que han dominado con solvencia las categorías M10 y M12 de florete en Andalucía, siendo León números 1 de ranking regional. Adriano se quedó a las puertas de ese hito debido a sus ausencias en pruebas clave. Tras arrasar en las pruebas del circuito andaluz acudieron al critérium nacional celebrado a finales de mayo en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde Adriano se proclamó campeón de España en florete masculino de menores de 10 años, y León, junto al tirador David Keith –también de Aljarafe XXI-, se proclamó subcampéon de España en florete masculino de menores de 12 años.

De izq. a der.: David Keith, Alfonso Sánchez, Adriano Hergueta y León Hergueta tras su participación en el campeonato nacional de Pozuelo.

De izq. a der.: David Keith, Alfonso Sánchez, Adriano Hergueta y León Hergueta tras su participación en el campeonato nacional de Pozuelo.

León reconoce que en su entorno de amigos “la mayoría prefiere fútbol o baloncesto, nadie habla de esgrima pero a mí me gusta y ha sido un año increíble”. Explica que conoció este deporte gracias a que sus padres le inscribieron en la escuela de Tomares. Ahora lleva tres temporadas de aprendizaje, entrena cuatro días a la semana, y en poco más de un año compitiendo ya es el floretista más diestro de Andalucía en su categoría.

Esgrima11

Este curso no pudo acudir a la prueba de Jaén pero fue oro en Gérgal (Almería), en El Puerto de Santa María (Cádiz) y en Tomares, afianzando así el número 1 del ranking andaluz antes de sorprender en Madrid con el subcampeonato nacional. De él destaca su entrenador “su gran madurez compitiendo”. León nos explica que eligió el florete “porque creo que es la modalidad más difícil” (solo puntúan las estocadas con la punta y en el tronco del rival) y define su estilo como “técnico, más bien defensor que atacante, porque me gusta esperar y atacar cuando veo la oportunidad”. “Esa es mi pelea” confiesa entre risas Alfonso. “Yo quiero que ataque más pero no por el mero ataque sino para que cuente con más recursos ante distintos escenarios de la competición. Pero es difícil convencerlo porque le están saliendo muy bien las cosas”, añade.

Además de su talento, gran parte del mérito de que las cosas estén saliendo así de bien es de los profesores de la escuela tomareña, Alfonso Sánchez y Ana Ramírez. Tras muchos años de entrega a este deporte minoritario están llegando resultados que merecen ser destacados. Nos recuerdan que “si la esgrima es minoritario en España lo es más en Andalucía. Madrid y Cataluña tienen el mayor número de licencias de España y aun así son deportes minoritarios allí”.

Ese carácter minoritario a menudo se convierte en aislado, según explican quienes lo sufren. Sin patrocinadores, con la federación nacional focalizada en Madrid y con una federación andaluza de pírricos recursos. Solo con los sobreesfuerzos de deportistas, entrenadores y padres es posible afrontar obstáculos que pueden resultar decisivos en el camino de jóvenes talentos hacia el profesionalismo. Ser campeón andaluz de esgrima no es suficiente, por ejemplo, para acceder al campeonato nacional sin costes adicionales. Los gastos de viajes, material, licencias y hasta inscripciones en torneos corren a menudo por cuenta de los padres.

Adriano lanzando un ataque sobre su hermano León durante un entrenamiento.

Adriano lanzando un ataque sobre su hermano León durante un entrenamiento.

Las medallas de sus alumnos en la cita nacional de Madrid son aún más especiales si se consideran otras dificultades añadidas que los sitúan en desventaja para ser competitivos. En 2018 los esgrimistas de Aljarafe XXI solo han participado en dos pruebas nacionales, en el critérium de Madrid y en el infantil y cadete de Chiclana, algo que fue posible porque en esa ocasión y de manera extraordinaria fue un campeonato de participación abierta. Alfonso Sánchez explica que “esto es importante porque al campeonato de España solo van los 28 primeros del ranking nacional, pero si hay deportistas que apenas participan en el circuito nacional, como los nuestros, es imposible estar en ese ranking. Esto da mucha ventaja a los deportistas de Madrid porque, aparte de contar con buenos clubes, con tradición y con buenos entrenadores, la mitad de las pruebas o más son allí”.

Y esa es la razón por la que Adriano y León causaron sensación en la cita de Pozuelo. Fueron la gran sorpresa y despertaron el interés de la comunidad del esgrima nacional con sus resultados. “Así es porque nosotros salíamos de la nada entre comillas” nos dice Alfonso, que apunta a la importancia de la competición como complemento al trabajo diario de entrenamiento: “Llega un momento en que no basta con entrenar para mejorar, también hay que competir, porque así te bates con gente muy buena, de la cual se aprende, y se adquiere un ritmo más dinámico y eso se refleja en la propia escuela, si mis compañeros son buenos yo podré ser mejor porque cuanto mejor sean mis compañeros mejor podré ser yo”.

En esa meta tiene mucho que decir Adriano Hergueta, que decidió seguir el camino de su hermano tras verlo competir. Llegó a la escuela hace solo un año y en su primera temporada compitiendo ha arrasado ganando todo en lo que ha participado. Oro en enero en Gérgal, oro en abril en Cádiz, oro en mayo en Tomares, y oro en el campeonato de España de Pozuelo. A sus diez años ya piensa en el salto al M12 del próximo curso y al preguntarle por una futurible participación en unas Olimpiadas, se encoge de hombros y sonríe antes de responder con nobleza “me gustaría ir pero no sé, quizá cuando sea mayor”.

Esgrima1

La precocidad del éxito de Adriano ha sorprendido hasta su propio maestro, quien advierte que se le da especialmente bien competir y al describir su estilo destaca su innato sentido táctico: “a todos los enseñamos de la misma manera pero luego cada uno tiene su estilo. Hay quien prefiere atacar y quien prefiere defenderse. Adriano es un tirador equilibrado, pese a su edad y a los errores que pueda tener, distingue muy bien cuando tiene que atacar y cuando tiene que defender”. La otra clave que señala Alfonso Sánchez en los logros de Adriano es su mentalidad: “Él es alegre y de cabeza fría, y esto es muy bueno para no frustrase cuando falla, mantiene una actitud muy positiva que le ayuda a competir mejor y a ganar”.

Escuela de esgrima de Tomares

Antonio Cervantes, exentrenador de Alfonso Sánchez, fue un pionero de la esgrima en el Aljarafe y el precursor de la Escuela Municipal de Esgrima de Tomares en 2004. Desde hace unos años Alfonso, y ahora también Ana, tomaron el testigo y cada año trabajan con unos 35 alumnos, hasta posicionarse a la cabeza de la enseñanza de la esgrima en Andalucía, una labor cada vez con mayor penetración social y más refrendada en forma de medallas.

En esa labor de divulgación de la esgrima tiene un peso específico un programa escolar, coordinado por la maestra Ana Ramírez, consistente en dar dos clases de esgrima a los alumnos de los colegios del municipio en horas de educación física.

La de Tomares es una escuela de cantera que trabaja por despertar el interés por la esgrima. La labor de Alfonso y Ana por esta práctica deportiva resulta encomiable en una sociedad que centra su tiempo de ocio en los deportes de masas o las nuevas tecnologías. Son 14 años de funcionamiento, tienen una base estable de alumnos, pasaron de contar con un trozo de pista polideportiva a una sala acondicionada y de uso exclusivo. Hitos en el progreso de esta humilde escuela que, sin embargo, es la referencia del florete andaluz junto a Granada y Fuengirola.

Esgrima10

La esgrima española solo obtuvo un bronce olímpico en su historia y no ha estado presente en las dos últimas olimpiadas –Londres 2012 y Rio 2016-. “Ese es el reflejo de la esgrima española en una olimpiada y nosotros somos el reflejo de la esgrima andaluza en España. En el último campeonato de España senior de unos 150-180 participantes solo se clasificaron tres andaluces, lograr ahora una medalla senior es casi una utopía” señala Alfonso Sánchez. Por eso resulta aún más meritorio lograr este curso 52 medallas autonómicas y siete nacionales.

“Lo que aquí tenemos que intentar es que haya una línea de trabajo diario para mejorar paulatinamente, para que tengan posibilidades de competir a nivel autonómico y nacional, y luego si a alguno se le tiene que abrir alguna puerta que se le abra. Debemos aspirar a ser trampolín de los tiradores de categorías inferiores que destaquen y de ahí se trasladen a un club superior fuera de Andalucía”.

Esgrima escuela Tomares

Esa discreta situación de la esgrima andaluza en España es paralela a la posición de la esgrima española en la escena internacional, dominada por países como Francia, Italia o Rusia. Alfonso pone un ejemplo gráfico sobre esto: “en el campeonato de España cadete de Chiclana, que fue un torneo abierto, participaron unos 50 niños, y en el campeonato de Italia de la misma edad había más de 300 participantes, y todos con nivel”.

José Luis Abajo ‘Pirri’ es aún el único tirador español con medalla olímpica. El madrileño logró con su espada el bronce en Pekín 2008. Antes de eso, el sablista sevillano Fernando Medina estuvo muy cerca de la ansiada presea. Alfonso Sánchez recuerda que Medina, formado en Barcelona y Madrid, llegó a ser número 1 del mundo en sable y bronce en el Mundial de Suiza de 1998. Participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, siendo sexto, en los de Sídney 2000, donde acabó noveno, y en los de Atenas 2004. “Son muchos condicionantes los que influyen al final; él tenía las cualidades pero no le cuajó la medalla”.

Quién sabe si desde la escuela de Tomares saldrá algún tirador sevillano que vuelva a batirse en una final olímpica. De momento les dejamos puliendo su talento en un continuo choque de hierros que quizá un día torne en el tintineo de metales sobre un podio internacional.
Esgrima4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ERROR: si-captcha.php plugin: GD image support not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable GD image support for PHP.

ERROR: si-captcha.php plugin: imagepng function not detected in PHP!

Contact your web host and ask them to enable imagepng for PHP.