PLENO EXTRAORDINARIO

PSOE y PP con la abstención de C’s certifican la venta del edificio de la Gavidia

Sevilla Directo - 13/03/2018 13:51:57
Comisaria Gavidia_01
Este martes en sesión extraordinaria se ha aprobado el acuerdo entre el alcalde Juan Espadas y el portavoz del Grupo Popular Beltrán Pérez por el que esta formación condicionó su abstención para aprobar los presupuestos.

Finalmente se ha aprobado este martes en sesión extraordinaria del Pleno del Ayuntamiento el acuerdo alcanzado entre el Gobierno local socialista liderado por Juan Espadas y el Grupo Popular liderado por Beltrán Pérez para la aprobación del presupuesto, presupuesto que cuenta además con el apoyo de Ciudadanos, liderado por Javier Millán, así como con enmiendas de Participa Sevilla (el 0,8 por ciento del presupuesto según su edil Julián Moreno) y de IU ( con enmiendas por valor del 14 por ciento del presupuesto según su portavoz González Rojas).

El acuerdo mediante el cual el Grupo Popular condicionó su abstención para la aprobación del presupuesto se basa en la aceptación de cuatro puntos: el compromiso explícito de Espadas a la red completa del metro, la reclamación a la Junta de Andalucía de la actualización de la Participación de Tributos de la Comunidad Autónoma (Patrica), una disminución de impuestos de ocho millones en 2019 y el impulso a la venta de la antigua comisaría de la Gavidia, condicionada también a que el adjudicatario costee la rehabilitación del antiguo convento de San Hermenegildo y la reurbanización de la plaza que separa ambas construcciones.

Así pues, esta sesión plenaria ha dado luz verde a la venta de la antigua comisaría de la Gavidia, declarada Lugar de Memoria Democrática de Andalucía, con los votos a favor del PSOE y del PP y con la abstención de Ciudadanos.

Debate

Beltrán Pérez (PP) ha recordado que corresponde al alcalde “decidir qué uso” específico atribuir a este edificio aún calificado para uso de interés público y social. Eso sí, ha avisado de que el edificio necesita “un uso cuanto antes”, con lo que si el primer edil demora dicha decisión, el PP hará su propia “propuesta”, pues la reutilización de este céntrico edificio es “muy importante”.

Para González Rojas (IU), la operación constituye “un caramelo envenenado”, porque el casco histórico necesita “equipamientos públicos” y se “subvierte” el acuerdo plenario en el que se desistió la recalificación impulsada por el anterior gobierno local del PP para que el inmueble acogiese usos comerciales y se “garantizaba” su destino para el “interés público y social”. Del mismo modo se ha pronunciado Susana Serrano (Participa), quien ha criticado que se pretenda “subastar” el edificio para el sector privado, cuando el propio planeamiento urbano le atribuye usos “sociales y culturales”.

Por su parte, Millán (C’s) ha opinado que el edificio debería acoger un “espacio de economía digital”, reclamando que si finalmente va a ser ofertado de nuevo se “limite” su uso “a servicios terciarios y de interés público y social”, pues a su juicio en el planteamiento sometido a debate “cabe de todo”.

Espadas, de su lado, ha defendido la operación alegando que “no hay presupuesto público suficiente” para restaurar la antigua comisaría y el antiguo convento de San Hermenegildo “necesita una rehabilitación urgente” para su aprovechamiento como espacio sociocultural.

Entre Adoquines critica la venta de la antigua comisaría de La Gavidia

“Hoy, martes 13 de marzo de 2018, es un día negro para el patrimonio en Sevilla”, así ha comenzado el colectivo Entre Adoquines un comunicado respecto a la confirmación de la venta del edificio de la antigua Comisaria de la Gavidia. En el, el colectivo ha querido crear un símil con una historia sobre actores de una tragicomedia a la que han denominado ‘Se vende Gavidia’.

Así, por un lado, ha señalado al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, como actor principal, “el cual empezó queriendo derribar la Gavidia si le dejaban los técnicos y que, finalmente, acabó vendiendo el edificio. Entre medias ha dicho de todo, incluso que quería que fuera un espacio socio-cultural. Sin lugar a dudas, como encantador de masas es un fenómeno, pero como alcalde, supuestamente socialista, deja mucho que desear”, ha apuntado la asociación.

Como segundo actor de esta “tragicomedia”, Entre Adoquines ha señalado al “gran defensor del capital y vendedor de todo lo vendible”, el portavoz del Grupo Popular, Beltrán Pérez. “Hay que admitir que han ido de frente, desde que fuera alcalde el Sr. Juan Ignacio Zoido han querido vender la Comisaría y dejar que ahí surja cualquier gran superficie comercial, hotel o gimnasio. Todo lo que el Casco Antiguo de Sevilla necesita”, ha afirmado la asociación, que ha criticado el acuerdo entre el Grupo municipal socialista y el Grupo Popular, “partidos que en principio deberían ser enemigos, nos venden que lo son, que tienen visiones de la ciudad muy diferentes pero que casualmente se entienden muy pero que muy bien. ¿Será todo un engaño?”, se ha preguntado.

Como tercer protagonista, Entre Adoquines señala a Ciudadanos y a su portavoz, Javier Millán. “Se han apuntado a todo y se han opuesto a nada”, ha expresado. El colectivo ha criticado que no haya ejercido oposición a este acuedo entre el PSOE y el PP para la venta del edificio.  “Lo que sí hicieron es votar a favor indirectamente y, por mucho que quieran, ya es tarde para ponerse la medalla de su oposición a la venta”, ha añadido. Y por último, Entre Adoquines señala a Participa Sevilla y a Izquierda Unida, recordando que estas formaciones les han dado su apoyo en privado y en público.

Para el colectivo, este martes no solo se ha votado la venta de patrimonio, de un lugar de memoria histórica, sino que se va a vender además una “oportunidad para Sevilla, un cambio en la manera de ordenar la ciudad. Hoy es el modelo de ciudad lo que está en juego, el convertir unas plazas desconectadas y caóticas, en una gran plaza pública, verde y de disfrute para los sevillanos”, ha señalado. Cabe recordar que este colectivo propuso reconvertir este edificio en un centro de investigación y emprendimiento universitario y un espacio socio cultural. Y es que el alcalde, Juan Espadas, defendía que el futuro del edifico se decidiría en una convocatoria pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*