ENTREVISTA

Rubén Sánchez: “Si no nos implicamos en política vamos a seguir sufriendo lo que sufrimos hoy en día”

Barranquero Maya - 05/11/2015 01:33:51
Foto: Ismael Molina Foto: Ismael Molina
'Timocracia' es el nuevo libro del periodista y portavoz de Facua Rubén Sánchez, obra disponible por entregas de forma gratuita a través de su web y en la que denuncia '300 trampas con las que empresas y gobiernos nos toman el pelo a los consumidores'.

Rubén Sánchez no necesita presentación, su presencia en los medios como portavoz de Facua – Consumidores en Acción así como periodista, y su actividad en redes sociales hacen de él una persona de las llamadas mediáticas. Él particularmente se considera, además y por supuesto de un periodista, un activista y sobre todo “un ser humano comprometido con los derechos sociales y con la lucha por la igualdad”, según afirma.

Lo que le lleva ahora a estas páginas de las que realmente no logra salir, no debe haber muy lejos de aquí alguna denuncia de Facua contra alguna empresa o institución por abuso a los consumidores, es la publicación de ‘Timocracia’especie de recopilatorio por fascículos de los mayores timos que se han dado y se dan en este país, en concreto ‘300 trampas con las que empresas y gobiernos nos toman el pelo a los consumidores’, según titula.

“Yo publiqué el año pasado mi primer libro que se llama ‘Defiéndete’, en un formato tradicional. Era un libro por encargo de una editorial y de venta en versión tanto impresa como digital. Y quería hacer algo distinto. Primero quería hacer un libro que llegara al gran público sin necesidad de que hubiera que encontrarlo en librerías y comprarlo, porque los canales de distribución son los que son. Además quería tener un control absoluto del proceso de no solamente redacción, que lo tuve la vez anterior sin ningún problema, sino también en el proceso de difusión de los contenidos del libro. Quería hacer algo diferente, muy tradicional, muy clásico, como la clásica novela por entregas que antiguamente publicaban los periódicos, pero aplicado a un libro distinto que no es una novela evidentemente, es otro formato, en el que poder utilizar la redes sociales y los medios de comunicación tradicionales como herramientas para viralizar los contenidos”.

Este libro hace una crítica muy muy agresiva y muy contundente al sistema, a los fraudes empresariales y a la pasividad y complicidad de muchos políticos y gobiernos

Y así se publicó hace unas semanas el primer capítulo, ‘Liberalizaciones trampa. Gasolina, luz, gas… cinco tarifazos que sufrimos desde que Marty McFly se subió al DeLorean’, un estudio sobre cómo han evolucionado (al alza) las tarifas de los sectores liberalizados en los últimos 30 años, capítulo que combina la sobriedad de los datos analíticos con el desenfado de un humor narrativo. “Este libro hace una crítica muy muy agresiva y muy contundente al sistema, a los fraudes empresariales y a la pasividad y complicidad de muchos políticos y gobiernos, pero a la vez le doy una dosis de humor bastante elevada para compensar la indignación que provoca leer lo que planteo en el libro”.

Esta forma de publicación y comunicación por lo visto ha dado sus frutos. La publicación del primer capítulo consiguió que ‘Timocracia’ fuera trending topic durante diez horas, y en menos de una semana ‘Timocracia’ consiguió tener casi dos mil suscriptores. Hace unos días se publicó su segundo capítulo llamado ‘Ibertrolas. 15 trolas de los comerciales de las eléctricas para infectarnos el recibo con el virus zombi’.

Un ciudadano de a pie no tiene prácticamente ya noción de que haya administraciones, autoridades, que velen por sus derechos como consumidores

Introduciéndonos en materia fraudulenta con la prudencia de quien se introduce en un callejón repleto de trileros, preguntando sobre la evolución y tendencia en materia de defensa del consumidor en este país, Rubén Sanchéz asegura que aún puede empeorar más. “Mejorar en absoluto. Un ciudadano de a pie no tiene prácticamente ya noción de que haya administraciones, autoridades, que velen por sus derechos como consumidores”. “La sensación que tenemos es qué nuevo timo va a inventar Vodafone mañana y no pasa nada, incluso ya mucha gente tiene la noción de que muchas prácticas fraudulentas nos son fraudes, sino que son normales que ocurran y que están digamos que institucionalizadas, porque no hay medidas contra el fraude. Ha habido una devaluación enorme desde los años 80 cuando se produjo el boom de las administraciones de consumo y las normas de protección al consumidor, ha habido una devaluación cada vez mayor”.

Foto: Ismael Molina

Foto: Ismael Molina

“Tú sabes ¿quién es el responsable de protección al consumidor en el gobierno andaluz?, pues es el consejero de Salud. En el gobierno central, ¿sabes quién es el ministro competente en materia de protección al consumidor?, el ministro Alonso, el de Sanidad, pero eso ¿quién lo sabe?, ¿ha destacado en algo el consejero de Salud o el ministro de Sanidad en lo que llevamos de legislatura en algún tema de protección al consumidor?”, pregunta Rubén, quien pone de ejemplo ilustrativos dos casos actuales en los que el consumidor se ha visto perjudicado sin por el momento haberse visto no ya compensado sino protegido por los gobiernos. Uno es el caso de Volkswagen y otro el de las cláusulas suelo.

“Cuando se comete un fraude masivo como el de Volkswagen, ningún ministro sale a decir: “te vamos a multar a lo grande porque has engañado a ciento de miles de consumidores”. Nunca lo dicen, al contrario, o se callan o salen a defender los intereses de las empresas”.

“Lo primero que ha hecho el gobierno con Volkswagen es decirle: “te ofrezco 200 millones en subvenciones para que no te vayas de España y no dejes de hacer inversiones”, ¿cómo puede decir eso si acaba de cometer un fraude masivo? Ese chantaje de las grandes empresas a mí me parece absolutamente repugnante pero también de muy poca talla política caer en ese chantaje”.

“Y aquí por ejemplo con las cláusulas suelos. El propio Tribunal Supremo al que acaba de enmendar la plana la Comisión Europea dijo que fue un fraude pero que no devolvieran el dinero porque podría tambalearse el sistema económico. ¿Qué narices es tambalearse el sistema económico?, se tambalean las económicas de millones de familias que no tienen para pagar la hipoteca”.

Las grandes compañías tiene los mejores departamentos de innovación en fraude

Y así suele ocurrir que las buenas noticias que se encuentra el consumidor como esta del Tribunal Supremo se llenan de matices que no reparan el fraude cometido. Rubén, respecto a este caso de las cláusulas suelo, espera que el Tribunal de Justicia de la UE asuma la misma postura que la Comisión Europea y obligue a las entidades a devolver el dinero aunque lo considera aún utópico, además ahonda en el pesimismo respecto a una posible mejora en el trato al consumidor enumerando nuevas innovaciones en materia de fraude por parte de entidades bancarias. “Han aumentado las comisiones por quedarnos en números rojos. Si sacas dinero del cajero y no es tu banco te intentaban cobrar una doble comisión que ahora se va a parar, pero lo que van a hacer es multiplicar por dos la única comisión que antes cobraban. Si le ingresas dinero a tu sobrina en su cuenta porque es su cumpleaños te cobran una comisión por ingresar dinero, que es totalmente ilegal y lo están haciendo porque las administraciones no multan a los bancos, les da miedo o están demasiado seducidos por la puertas giratorias del banco de turno para ponerle una multa a quien luego puede ser su nuevo jefe”.

“Las grandes compañías tiene los mejores departamentos de innovación en fraude, como yo lo llamo, gente dedicada a ver cómo nos timan, cómo nos engañan de una forma nueva para que no nos demos cuenta que nos están timando, y por lo tanto cuanta más capacidad tienen, cuanto mayores son las empresas, más fuertes son esos departamentos de innovación en fraude, y más centrados están en innovar en nuevas fórmulas fraudulentas con los consumidores”.

timocraciapq

Haciendo balance, entidades bancarias, empresas de telefonía y energéticas, asegura Rubén que son los reyes del fraude en la actualidad. Respecto a los microfraudes, a los fraudes de andar por casa, Rubén señala los casos de bares que esconden la lista de precios y pequeñas empresas que se dedican a hacer revisiones de gas que pasan por obligatorias, aunque asegura que hay muchos más casos.

Para evitar todos estos fraudes Rubén pide un mayor control, una mayor regulación, aunque hay quien cuando otros piensan en una mayor regulación les vienen (interesados o no) los fantasmas del intervencionismo y del comunismo añejo. “Son los fantasmas absolutamente demagógicos de la política neoliberal que nos venden muchos partidos como el PP o Ciudadanos. De lo que se trata es de no dar libertad absoluta al mercado para estafar como quiera, para ganar el máximo dinero posible ante el hecho de que los gobiernos no toman medidas cuando las empresas suben precios o incluso los pactan, cuando los pillan en un pacto de precios la multa es absolutamente ridícula”.

¿Por qué a mí la electricidad me puede costar ahora un 200 y pico por ciento más cara que en el año 85?, pues porque se les ha permitido que pongan los precios que prácticamente quieran

“De lo que se trata es de plantear qué empresas que antes eran públicas y que enriquecían al país, que empleaban a la gente sin explotarlos como los explotan ahora y que no defraudaban a lo grande ni tenían precios brutales, deberían ser empresas que tuvieran como mínimo mejor regulación, control del fraude y por otro lado fijación de precios máximos. ¿Por qué a mí la electricidad me puede costar ahora un 200 y pico por ciento más cara que en el año 85?, pues porque se les ha permitido que pongan los precios que prácticamente quieran. ¿Por qué la telefonía fija ha subido un doscientos y pico por ciento? ¿Por qué el carburante cuesta un doscientos y pico por ciento más caro? Porque los precios regulados y los precios máximos han desaparecido”.

Ok, todo esto está muy bien pero y la justicia qué, ¿ampara al consumidor cuando éste la reclama? “Yo confío en el concepto justicia, igual que confío en el concepto democracia, el problema es que la justicia está enmarcada en unas instituciones y la justicia tiene a unas personas, a uno seres humanos que son jueces, fiscales, etc. El problema está en los errores que se pueden cometer a nivel de estructura y funcionamiento de las instituciones, y los errores que pueden cometer o las malas prácticas que pueden cometer los seres humanos que se dedican al desempeño de la función de jueces, fiscales”.

Hay que acometer una reforma profunda de la justicia más allá del elemento clave, de la despolitización de determinados órganos del poder judicial donde los dos grandes partidos están colocando a su antojo a los jueces

“Creo que no funciona bien en absoluto, como deberían funcionar, porque acumulan enormes retrasos, los jueces se ven obligados a trabajar de una manera que no les permiten en muchos casos la reflexión y el análisis profundo de las demandas o denuncias judiciales. Creemos que hay que acometer una reforma profunda de la justicia más allá del elemento clave, de la despolitización de determinados órganos del poder judicial donde los dos grandes partidos están colocando a su antojo a los jueces”.

Marco autonómico y municipal

Respecto a cómo están por aquí las cosas relativas a la defensa del consumidor, Rubén señala en primer lugar hacia Andalucía y a su Ley de Defensa de los Consumidores, asegurando que tiene el marco sancionador más bajo de este país.

El partido socialista tuvo a bien entre comillas, en el año 2003, de bajar la cuantía de las multas a los macrofraudes empresariales

“Porque el partido socialista tuvo a bien entre comillas, en el año 2003, de bajar la cuantía de las multas a los macrofraudes empresariales, se le ocurrió eso y aprobó una ley absolutamente lamentable en muchos aspectos entre otros el marco sancionador. Tenemos una presidenta del Gobierno andaluz que en campaña electoral nos vendió humo diciéndonos: “Lucharé contra las cláusulas suelos con todas mis fuerzas”, y lo que yo creo es que o no tiene fuerzas frente a los bancos o se lo está tomando con bastante calma”.

Y en Sevilla… “se supone que dentro del Ayuntamiento hay una delegación que tiene competencias en materia de protección del consumidor, y no sé, al que lo adivine le daría un premio porque todavía no ha trascendido absolutamente nada en materia de protección de los derechos de los consumidores en el nuevo Ayuntamiento”.

Si un policía no ratifica una denuncia de zona azul no te podrían multar legalmente, pero el Ayuntamiento lo hace

Rubén critica por ejemplo los partes de denuncia que firman controladores de la zona azul y que la policía no ratifica, a pesar de lo cual el Ayuntamiento interpone la consiguiente multa. “Eso es un fraude al ciudadano como consumidor. Si un policía no ratifica una denuncia de zona azul no te podrían multar legalmente, pero el Ayuntamiento lo hace, es el primero que está cometiendo una irregularidad de cara al ciudadano como consumidor u usuario en este caso”.

Pero sobre la zona azul pesan más cuestiones, como la ampliación acometida por Zoido, ilegal según Rubén porque se habría saltado su aprobación en el pleno, por eso la llevaron a los tribunales y allí sigue, y como la promesa electoral de Espadas de suprimir dicha ampliación pero que por el momento se ha quedado en una reducción de un 10 por ciento de la misma, variación recogida en el contrato con Aussa, empresa concesionaria de este servicio. “Dijo que iba a eliminar toda la ampliación, y ahora se inventa la historia de que no vaya a ser que Aussa pida daños y perjuicios, y resulta que Aussa, al 51 por ciento, es mía y tuya, es pública, en la que la decisión sobre lo que pueda hacer sobre una posible amenaza con denunciar al Ayuntamiento quien la tiene es el propio Ayuntamiento, así que se dejen de milongas”.

Hay que elevar los marcos sancionadores en determinadas cuestiones, hay que hacer más inspecciones

Más allá de la zona azul también denuncia Rubén la labor de supervisión del Ayuntamiento sobre la calidad de determinados servicios. “El marco sancionador en Sevilla por no tener lista de precios en un bar es de hace décadas, es decir, la multa no les hace ni cosquillas, más bien les hace una caricia”. “Hay que elevar los marcos sancionadores en determinadas cuestiones, hay que hacer más inspecciones, no tenemos un cuerpo de funcionarios de consumo que esté permanentemente en la calle inspeccionando cosas, colaborando con la Junta de Andalucía, tenemos una debilidad ahí enorme”.

Por lo tanto, a la hora de comparar gestiones, los cuatro años de Juan Ignacio Zoido y los cerca de cinco meses de Juan Espadas, en materia de defensa al consumidor, Rubén afirma que “es difícil comparar lo que no existe, cuando exista quizás podamos hacer una valoración”.

Yo estaba entre dedicarme al periodismo, al derecho o a la comedia

Rubén Sánchez, como bien se sabe, nació en Sevilla en 1974, pertenece a la zona del barrio de El Fontanal y desde 1993 es la voz más conocida de Facua, donde llegó para hacer prácticas por petición de su padre, fundador de la asociación.  “Yo estaba entre dedicarme al periodismo, al derecho o a la comedia. Y de entrada pues acabé optando por el periodismo, pero ahora donde trabajo, donde desarrollo mi labor como activista pues he tenido que empaparme bastante de elementos de conceptos jurídicos porque tengo que estudiar muchas normativas, etc, y luego la comedia la dejo para lo que escribo y para Twitter y para los amigos”.

Foto: Ismael Molina

Foto: Ismael Molina

Su talante reivindicativo le viene de familia, lo tiene en el ADN, según señala, afirmando haber ido a manifestaciones desde que iba en los brazos de su padre, “algunas de las últimas contra el régimen franquista las he vivido, e incluso he visto como la policía le pegaba palos a mis padres”. A sus padres los califica como “valientes que salían a la calle a manifestarse contra el Franquismo y sufrieron represión”. En concreto, su padre, cuenta Rubén, fue dirigente sindical y del Partido Comunista en la época de la transición a la democracia en los años de la Dictadura, en el último periodo del Franquismo. También fue uno de los impulsores del movimiento vecinal de Sevilla y Andalucía. Fue después cuando creó el movimiento de defensa de los consumidores que hoy es Facua.

Yo simplemente era un ciudadano que tenía interés por potenciar una alternativa al gobierno del Partido Popular que estábamos sufriendo los ciudadanos

Y en Facua es donde Rubén se ve por el momento, más allá de pretensiones políticas que no fueron más que, según precisa, intentos de participar en una plataforma ciudadana en la que confluyera la izquierda. Fue el malogrado proyecto de Ganemos Sevilla. “Yo, no desde el minuto uno sino desde el minuto cero, dije que mi intención no era presentarme ni ser número uno ni número 50, yo simplemente era un ciudadano que tenía interés por potenciar una alternativa al gobierno del Partido Popular que estábamos sufriendo los ciudadanos, y creía que había posibilidad de triunfar. Al final ese proyecto no prosperó lamentablemente”.

“Es bastante complicado y eso merecería un libro analizar por qué en Sevilla no cuajó una plataforma de confluencia que sí cuajó en Barcelona o en Madrid, aunque en Madrid con muchísimas dificultades”. “No sé lo que deparará el futuro pero ya te digo que creo que sigo siendo más útil en Facua que en otro papel en el ámbito de la esfera política”.

Tenemos una saturación de empresarios y políticos que nos engañan y que quieren aprovecharse de nosotros ilícitamente

Como consejo final al ciudadano, para cuidarse de tanto fraude, para protegerse de tanto trilero, primero un poco de mesura, pues a pesar de como asegura “vivimos rodeados de mentiras, a nivel empresarial y político”, hay que tener en cuenta que “no todo el mundo nos engaña, no todo el mundo nos miente, no todas las empresas cometen fraude, no todo los políticos son deshonestos y nos engañan, pero lo cierto es que tenemos una saturación de empresarios y políticos que nos engañan y que quieren aprovecharse de nosotros ilícitamente, por lo tanto hay que estar en guardia permanentemente por desgracia, y tenemos que ser consciente de que nosotros mismos como ciudadanos de a pie sí tenemos capacidad para cambiar las cosas, si nos informamos, si nos movilizamos, si hacemos política, si intervenimos en política. Por un lado si nos defendemos de los fraudes y contraatacamos denunciando esos fraudes, dándolos a conocer, pero por otro lado a nivel político tenemos todos que ser participes de la vida política”.

“Tenemos que poner en valor el concepto y la palabra política. El hombre debe ser un animal político y si no nos implicamos en política vamos a seguir sufriendo lo que sufrimos hoy en día. Estamos sufriendo una Timocracia porque podemos estar dejando más allá de lo que deberíamos que el poder lo tengan los dueños de las grandes empresas y tengan políticos a su servicio, eso es muy difícil de cambiar pero desde luego si estamos de brazos cruzados no vamos a cambiar nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*