SEMANA SANTA 2017

Yihad Sarasúa: “La Semana Santa es la apoteosis de la vida en Sevilla”

Barranquero Maya - 12/04/2017 04:00:09
Yihad Sarasúa, presidente de Mezquita Ishbilia y de la Fundación Comisión Islámica de Andalucía. Yihad Sarasúa, presidente de Mezquita Ishbilia y de la Fundación Comisión Islámica de Andalucía.
Hablamos con Yihad Sarasúa Helices, presidente de la Comunidad Islámica Mezquita Ishbilia, para conocer cómo percibe la comunidad musulmana la Semana Santa sevillana.

Con la Semana Santa en su máximo esplendor, engalanada más si cabe por un tiempo esplendoroso, cabe preguntarse cómo percibe esa otra Sevilla estos días de fervor religioso. Dentro de esa otra Sevilla está la comunidad musulmana, en torno a ocho mil personas, y dentro de esa comunidad está el colectivo que representa la Comunidad Islámica Mezquita Ishbilia, muy activa en la reivindicación de una dignificación de su lugar en la ciudad, y que tiene su máximo exponente en su proyecto de construcción de una gran mezquita en Sevilla.

“Yo disfruto de la Semana Santa con la plenitud de la primavera en Sevilla, porque la Semana Santa es la apoteosis de la vida en Sevilla y se manifiesta con un esplendor de cultura y de olores y de sentimientos, y evidentemente la vivo con la diferencia que me marca la religión con mis hermanos cristianos”, comenta Yihad Sarasúa Helices, presidente de la comunidad que tiene su sede en los bajos del Edificio Amate, aunque en diciembre inauguró un centro cultural y una oficina de turismo en la Calle Carlos V.

A pesar de este disfrute, últimamente, señala Yihad que no asiste con frecuencia a las procesiones porque no le gustan las multitudes, por lo que la vive con algo más de distancia. “La masificación de Sevilla ya no me la permite vivir como antiguamente se vivía, como una cosa más íntima, tenemos tantas visitas que no se puede vivir como nos gustaba a los sevillanos, pero vivir Sevilla en Semana Santa es una experiencia mística”.

“El año pasado estuve escuchando desde lejos alguna saeta y alguna música, viendo los pasos, en los Jardines de Murillo, La Candelaria creo que era, y claro, impresionante, preciosos, un espectáculo maravilloso, independientemente del criterio porque evidentemente como musulmán, somos contrarios a los ídolos, la idolatría es contraria al islam, pero bueno, sabiendo esa diferencia… También, como sevillano, sé lo que un sevillano siente, su devoción cristiana, y lo tengo que respetar y de hecho lo respeto evidentemente”.

yihad sarasua mezquita

Y es que Yihad es sevillano de nacimiento, concretamente en pleno barrio Huerta de Santa Teresa y bautizado en la Iglesia de Santa Ana de Triana. Fue a los 21 años cuando, a través de un proceso que él llama de reconocimiento, se hizo musulmán.

“Cuando pequeño cada uno se apuntaba a ser de la banda de música, otros a cofrade y yo, en principio, sentí que la religión en profundidad no era lo que yo quería manifestar, no era lo que yo entendía de Jesús y de la religión, pero sin embargo sí he vivido, sobre todo, el esfuerzo del costalero, de esa hermandad, de lo que significa sacar un paso y moverlo al unísono, de ese sentimiento profundo por amor al barrio, a Sevilla, es como un veneno, cuando ves el primero el Domingo de Ramos ya quieres verlos todos”.

Cuando alguno de mis hermanos musulmanes viene, lo ven como una explosión de alegría y se suman a ella, es una vivencia

Por eso, su experiencia puede que esté más imbuida de la tradicional idiosincrasia sevillana, diferente de lo que pudiera sentir un musulmán que llega a Sevilla y se encuentra a casi toda una ciudad en torno a sus santos. “Hombre, quizás un musulmán que no es de Sevilla no lo entienda, evidentemente, pero siendo de Sevilla, ese sentimiento se transmite, sobre todo como yo entiendo a mis hermanos sevillanos, lo que ellos sienten cuando se meten debajo de un paso, cuando ven lo que ellos entienden como Dios, y eso es respetable y muy profundo, un sentimiento místico”.

No obstante, asegura que sus hermanos musulmanes respetan profundamente los sentimientos religiosos de los sevillanos. “Cuando alguno de mis hermanos musulmanes viene, lo ven como una explosión de alegría y se suman a ella, es una vivencia”. Un ejemplo, según cuenta, fue hace unos días,  cuando coincidieron la hora del rezo y el paso de una cofradía, con su correspondiente marcha procesional. “Nadie dijo nada, podrían haber dicho algo como “hay que ver que me han quitado de mi concentración”, pero nadie comentó nada, nadie hizo ningún gesto y eso es la mejor muestra de cómo los musulmanes vivimos y nos compenetramos, con respeto, con cariño”.

“Date cuenta que muchos musulmanes se han casado con mujeres o hombres de Sevilla, y el primo o el cuñado o la suegra es de la cofradía, así que muchas veces se vive en la misma familia, por lo que ese respeto nace hasta en la propia familia. Me consta que muchos musulmanes se han dado su vueltecita con su familia por el centro de Sevilla como cualquier sevillano”. También, según explica Yihad, está la vertiente comercial que tienen todas las fiestas, importante para aquellos musulmanes que se dedican al comercio, y que viven la Semana Santa más centrados en su trabajo.

Sevilla ha demostrado mucho talante, mucha madurez, ha demostrado que es una sociedad tolerante, abierta, acogedora

Otro aspecto importante de la convivencia entre católicos (y no católicos) y musulmanes es aquel que está siendo sacudido en mayor o menor medida en los últimos años por los atentados terroristas del Daesh en nombre del que llaman califato islámico, atentados que cabe recordar han afectado en mayor medida a la población musulmana.

“Sevilla no manifiesta un rechazo, un enfrentamiento abierto contra los musulmanes. Yo voy con mi mujer que lleva el pañuelo y nunca he encontrado un rechazo abierto. Seguro que la critica está por dentro, la procesión va por dentro, pero no de una manera abierta. En la Semana Santa creo que es lo mismo. Sevilla ha demostrado mucho talante, mucha madurez, ha demostrado que es una sociedad tolerante, abierta, acogedora”, comenta Yihad.

No obstante sí reconoce un rechazo soterrado. Una de sus expresiones puede estar en el sempiterno proyecto de construcción de una gran mezquita en Sevilla, proyecto que ahora se focaliza en Sevilla Este y cuyo rechazo a la licitación de los terrenos por parte del Ayuntamiento será impugnado por la comunidad Mezquita Ishbilia.

Proyecto de la mezquita en Sevilla Este.

Proyecto de la mezquita en Sevilla Este.

“Imagínate que nosotros, la segunda religión en esta ciudad, no tenemos un templo digno donde podamos manifestar nuestra fe, donde lo podamos visualizar igual que el cristiano lo ve en su Catedral en el centro de Sevilla. Nosotros no tenemos esa visualización de que el islam es una religión de paz, de hermandad, de fraternidad, y nos vemos abocados a estar en espacios precariamente alquilados, en una imagen que no es la adecuada para manifestar esa integración con la ciudad de Sevilla”.

Estamos deseando tener un espacio para poder intercomunicarnos con la sociedad, para dejar espacio para que vengan, para una dignificación del islam y de los propios musulmanes, por supuesto que sí hemos hecho algo malamente lo haremos bien, si falta alguna información la daremos, pero la segunda religión de esta ciudad no puede tener falta de un templo digno donde se oficialice o legalice el islam en Sevilla, es el camino de la convivencia, de la integración, del futuro”.

Especialmente aficionado a las saetas, respecto a elegir alguna cofradía que le llame más la atención, Yihad expresa la dificultad de la tarea, no obstante, elige la Esperanza de Triana, por la parroquia donde fue bautizado. Por último destaca la vinculación del musulmán, del islam, con Andalucía, más allá de su importancia cuantitativa, casi 30.000 en la provincia de Sevilla, 309.586 en Andalucía, además de casi dos millones en España, de los cuales el 42 por ciento son españoles, según el último estudio demográfico de la población musulmana realizado por la Unión de Comunidades Islámicas de España y el Observatorio Andalusí.

“Son gente que manifiestan una identidad con Andalucía, una integración, algunos son de segunda generación, ya no son extranjeros, son andaluces como tú o como yo, y sin embargo no se les dignifica mediante la creación de una gran mezquita donde ellos puedan sentirse dignos, donde se pueda ver igual que yo veo la Semana Santa, la Navidad, para que los sevillanos puedan ver como celebramos el Ramadán, nuestras fiestas, y de esa forma colaborar para que se vea que todos somos hermanos unos de otros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*