Zarandona, bético hasta la médula

Agencias - 19/03/2017 17:15:59
BENJAMIN
Algunos jugadores dejan huella donde vayan y también se dejan marcar por algún lugar o club en el que hayan militado. El caso de Benjamín Zarandona es uno de estos: el ex jugador de Valladolid y Betis, que también militó en la selección sub21 de España durante un tiempo, aunque ya no viva a orillas del Guadalquivir sigue sintiendo los colores blanco y verde en su interior.

Nacido en Valladolid, Zarandona ha vivido siempre una doble vida, la de español y la de guineano, que lo hizo entrar en el mundo del fútbol y de la vida como alguien especial y lo ha llevado ahora a recorrer caminos de educación a través del fútbol para huérfanos de su país de origen en África.

Periodista y trabajador en asuntos sociales desde que se retiró en el fútbol, Zarandona es una persona que se entrega alma y cuerpo a sus aficiones y, sobre todo a la gente, que según él es la verdadera receptora del mensaje del fútbol, algo que tiene que ser alcanzable para todos. Y, hablando de su etapa en el Betis en una entrevista exclusiva por Bwin, el pucelano califica la afición verdiblanca como la “mejor del mundo”, porque siente el partido antes, durante y después y lo trató siempre como uno de la ciudad, uno del pueblo. De hecho no es un caso que las mayores alegrías de Benjamín hayan sido la Copa del Rey y la conquista de un lugar en la Champions League con el Betis. Sus 8 temporadas en el equipo sevillano lo han forjado como un ciudadano y un aficionado más, compartiendo la pasión para los colores de uno de los equipos con el estadio y el ambiente más caliente de toda España. Todo un hito para alguien del Norte que antes de venir al Betis había evolucionado solamente en su ciudad natal y no conocía la efervescencia y el calor de los andaluces.

A quererlo en el Betis fue Luis Aragonés, que para él ha sido el “responsable de la gran época de la selección española” que ganó todo desde el año 2008 hasta el 2012. Y es el sabio de Hortaleza uno de sus técnicos favoritos, que según él “siempre hablaba en la cara y decía lo que pensaba, sin ser falso”, un poco como también lo fue Javier Clemente, que apostó mucho por él durante su etapa en el Betis y lo hizo ser uno de los estandartes del conjunto sevillano. Zarandona es consciente de que sin Aragonés y Clemente no hubiera alcanzado su madurez futbolística y está muy agradecido a ellos, que fueron los responsables respectivamente de su llegada y su eclosión al Betis.

Lo que queda claro es que tampoco los hinchas verdiblancos van a olvidar el aporte y la dedicación que Zarandona enseñó durante sus años en el Betis. Porque los años pasan pero la pasión se queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*